Cinque Terre

Carlos Urdiales

[email protected]

Yo domo, tú domas, ellos no doman

“Domar la condición humana”, dijo el Presidente Enrique Peña Nieto al poner en funcionamiento el Sistema Nacional de Transparencia y la Ley Anticorrupción, con lo cual el gobierno abre puertas y ventanas para que los mexicanos sepamos cómo y en qué se gastan los recursos públicos.

¿Cuál es esa “condición humana” a la que se refirió Peña Nieto? ¿La de robar cuando se pueda o no haya quien lo impida? El Presidente aclaró que la corrupción no es exclusiva de México, que a este combate llegamos un poco tarde y por lo mismo lo hacemos con medidas de vanguardia. Muy bien. Acotar los espacios para el robo es domar (no perfeccionar ni afinar) los instintos saqueadores.

Ricardo Monreal es de Zacatecas y Zacatecas (casi) es de su familia. El Jefe Delegacional electo dice que todas sus propiedades son producto de su trabajo político, de muchos años. Pero ¿acaso las fincas, casas, predios, empacadoras y negocios varios se compran con campañas o discursos? No. Se compran con pesos y centavos que el trabajo político, contable, de ingeniero o abogado genera, un pago, salario que, en el caso de los políticos, es factible conocer. ¿Sus ingresos como gobernador, diputado, senador, dirigente y coordinador de varios partidos políticos es congruente con su patrimonio? ¿La familia Monreal habrá domado esa condición humana de convertir el trabajo político en fortunas?

La Secretaría de Educación no es “patrón” de los maestros, ésos son los estados, ya que de sus arcas les pagan. El Sindicato y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación no quieren, bajo ningún argumento, reforma o evaluación docente, perder los privilegios que fueron acumulando durante décadas. El sistema político los engendró y ahora el sistema político no puede con ellos. Emilio Chuayffet no puede domar a la CNTE, ni a los gobernadores incapaces, ni Gobernación atina a contener los humanos apetitos de un colectivo que antes termina por domar a la reforma.

El alcalde electo de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, no acudió a recoger la constancia de mayoría que lo acredita como tal, porque el día anterior tuvo casorio y él alineó de novio. El ágape fue el sábado y como terminó hasta clarear el domingo, Cuau envió al presidente del PSD en el estado y a otros, por ella. El ex futbolista y próximo gobernante no domó su humanísima condición de quedarse jetón ante su primera tarea como candidato triunfador.

El Sistema Nacional de Transparencia ya está funcionando, enfrenta una misión compleja, enorme. La frase presidencial “domar…” genera cierta polémica porque alude a la deshonestidad, falta de integridad y ética en funcionarios, gobernantes y administradores públicos, como una condición inexorable, lo que no gusta, ya que generaliza y, por tanto, absuelve. Pero las palabras del Presidente aciertan. Hay que “domar esa condición humana”.


Este artículo fue publicado en La Razón el 25 de Junio de 2015, agradecemos a Carlos Urdiales su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password