Cinque Terre

María Cristina Rosas

[email protected]

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Y los nominados (en 2020) son…

Este año, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood hará entrega de los llamados premios “Óscar” a lo mejor del séptimo arte (claro, desde la óptica estadunidense) el domingo 9 de febrero -el año pasado la ceremonia fue el 24 de ese mismo mes. Aparentemente el declive de las audiencias es una razón de peso en la decisión de cambiar las fechas como también la de reducir los horarios de la transmisión. Luego de varias emisiones en las que “los tres amigos” -Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo Del Toro- literalmente arrasaron con estos premios, este año sólo se logró que algunos mexicanos como Rodrigo Prieto se colaran a las nominaciones.

En esta ocasión se agudizará la confrontación entre los grandes estudios y el gigante del streaming Netflix. Para muchos miembros de la academia, lo que hace Netflix no merece competir con las producciones de los estudios tradicionales de cine y esa tensión se vio claramente el año pasado, cuando Steven Spielberg despotricó con Roma de Alfonso Cuarón, argumentando que por más sobresaliente que haya sido la película, debía competir en premios destinados a la TV. Hoy Netflix se ha posicionado en las candidaturas con producciones formidables como El Irlandés, de Martín Scorsese, Historia de un matrimonio de Noah Baumbach, y Los dos Papas, de Fernando Meirelles. El hecho de que los Globos de Oro hayan favorecido a los grandes estudios y que películas como Guasón, 1917 y Érase una vez en Hollywood encabecen las nominaciones para los premios “Óscar” -bueno, también El Irlandés- refleja la resistencia, de parte de los miembros de la academia, a que Netflix se lo lleve todo.

Mientras eso se define y como ya es costumbre, quiero poner a su consideración las nominaciones “a la mexicana.” El acontecer nacional e internacional en los pasados meses es una valiosa materia prima que supera a la ficción. Es por ello que, procedo a presentar a los nominados (versión 2020) para premiar a lo más destacado de México y el mundo.

Mejor película

Voraz. Escrita, dirigida y protagonizada por Jesusa Rodríguez. Trata de la fascinante historia de una reconocida directora de teatro y actriz devenida en Senadora de la República, quien destaca por impulsar absurdas iniciativas de ley. Un día se le ocurre proponer una norma para prohibir el consumo de carne en México, por los daños al ambiente que ello supone. Entonces, los legisladores de la oposición hacen la travesura durante una comida, de colocar un suculento trozo de carne en los alimentos de la Senadora, mismo que ella consume, aparentemente sin darse cuenta, pero con singular alegría. Al poco tiempo, ella enloquece y busca consumir carne en todos lados, al punto de que, cuando por sus múltiples ocupaciones le gana la gula, muerde a los legisladores presentes como si quisiera comerlos -es la misma enfermedad que padecía aquel futbolista uruguayo que ahora milita en el Barcelona, Luis Suárez, quien, por cierto, tiene un cameo en la película.

 

Parásitos. Escrita, dirigida y producida por Carlos Romero Deschamps y el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana. Narra el ascenso de Romero Deschamps a la dirigencia del sindicato petrolero, las corruptelas que fomentó a costa del erario público y su participación en el robo clandestino de combustible o huachicol. Una de las escenas más memorables es cuando se produce la renuncia de este personaje a la dirigencia del sindicato. Previamente, una noche, Romero Deschamps se puso a ver en Netflix El irlandés de Martín Scorsese. En la película se ve que se quedó dormido a los 10 minutos. Sin embargo, tal parece que dejó encendida la televisión, de manera que su subconsciente siguió la trama, provocando “pasos en la azotea” del líder sindical. Cuando despertó dijo: “ya no quiero ser líder sindical.” Aparentemente, lo que le sucedió a Jimmy Hoffa por alguna razón le llegó al alma al ahora ex líder petrolero.

El escándalo. Ópera prima de Sarita Sosa, con la participación especial de José Joel y Marysol Sosa. Es la película que conmocionó a México. Tras el lamentable deceso del popular cantante José José en Estados Unidos -donde residía-, se supo que Sarita, hija -de la tiznada- de su unión con -la oportunista- Sara Salazar, dispuso tiempo atrás que el divo fuera confinado a un asilo donde fue atendido, en sus últimos días, casi por caridad, por los residentes del lugar. En la trama se revela que ni José Joel ni Marysol Sosa -hijos que el intérprete de Gavilán o paloma procreó con Anel- sabían nada, por lo que en una dramática conferencia de prensa que dieron desde Miami, a donde se trasladaron tras conocerse la muerte de su padre, rompieron en llanto cuando un periodista comentó las condiciones y el lugar en que falleció José José. Las tensiones entre Sarita, José Joel y Marisol fueron mayúsculas y las descalificaciones mutuas acontecieron en medio de la indignación popular y claro, con una cobertura mediática que hizo las delicias de los conductores de Ventaneando. Tras arduas negociaciones posteriores, Sarita Sosa, José Joel y Marysol Sosa, en una nueva conferencia de prensa, afirmaron que todo había sido un mal entendido. No hard feelings, dijeron. Pero como aun está pendiente el escabroso tema de la herencia, los productores ya anunciaron la segunda parte de este dramón, que será llevado a la pantalla por cortesía de Netflix -empresa que cuenta con los recursos para producir cualquier historia, que al cabo lo que le sobra es dinero.

 

Los miserables. Protagonizada por Raquel Buenrostro, con la participación especial de Margarita Ríos Farjat. Es la historia de la titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), popularmente conocida como #Ladytijerina, y su obsesión por fiscalizar a los contribuyentes cautivos. Paradójicamente, la película estuvo a punto de malograrse cuando la Secretaría de Hacienda quiso eliminar el artículo 186 de la ley del impuesto sobre la renta, que es el que hace posible el financiamiento del cine nacional.

Dr. Dolittle. Escrita, protagonizada y dirigida por Ricardo Monreal, quien da vida a un veterinario, devenido en Senador de la República y que posee el don de poder hablar con animales a quienes manipula para concretar sus aspiraciones políticas. En esta producción, sin embargo, el protagonista enfrenta toda clase de problemas para comunicarse con algunas especies raras, por ejemplo, con la rémora Yeidckol Polevnski, al igual que con los lobos Mario Delgado y Alejandro Rojas Díaz Durán. La otra especie que ve con recelo al veterinario Monreal es un astuto zorro de nombre Marcelo Ebrard. De hecho, la comunicación del virtuoso Dolittle Monreal con los lobitos Delgado y Díaz Durán es difícil, dado que ellos sólo hablan y confabulan con el sagaz zorro. Otro problema que afronta el virtuoso veterinario, surge de la llegada del chacal Alfonso Ramírez Cuéllar a la cúpula del partido. En la película se revela el significado de Dolittle: se refiere a que el Senador Monreal hace verdaderamente muy poco por el partido político al que pertenece.

 

Los hijos del rey. Coproducida por Ovidio Guzmán López, el Mayo Zambada y Alejandrina Giselle Guzmán Salazar. Narra en paralelo dos historias: la primera es sobre las peripecias del gobierno mexicano para atrapar a Ovidio Guzmán, hijo del Chapo. La película muestra la captura del hijo pródigo en Culiacán y la guerra sin cuartel que a continuación emprende la delincuencia organizada, liderada por el Mayo Zambada, contra las fuerzas de seguridad del Estado mexicano, para liberar al susodicho. La segunda se centra en el matrimonio de Alejandrina Giselle Guzmán Salazar, también hija de El Chapo, protagonista de una boda fastuosa celebrada en la catedral de Culiacán, misma que transcurrió sin novedad. Se esperaba que esta producción contaría con la participación del Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Arturo Durazo, pero se supo que le dio miedo y decidió no figurar.

El buen mentiroso. Ópera prima de Jesús Seade Kuri. Narra la participación del Subsecretario para América del Norte de la cancillería mexicana en la revisión del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (TMEC) luego de que la versión original suscrita el 30 de noviembre de 2018 fuera modificada por el Congreso de Estados Unidos a fin de asegurar su ratificación por aquel país. Las negociaciones con Estados Unidos y, en particular, con su representante comercial, Robert Lighthizer, viejo conocido de Seade -con quien coincidió en la Organización Mundial del Comercio (OMC) tiempo atrás-, fueron espinosas y tensas. Por momentos parecía que temas como el laboral echarían por tierra al nuevo tratado y, de paso, a la economía mexicana. Con todo, se llegó a un acuerdo, aunque, aparentemente, Seade no leyó las letras chiquitas y hasta lo “chamaquearon” cuando se supo que en aras de verificar que México cumpla en materia laboral con los compromisos asumidos en el TMEC, Estados Unidos despachará a su embajada en México a “supervisores” que estarán vigilando que así sea. La trama de la película sugiere que Seade pecó de ingenuo, aunque, en el camino, le mintió al Congreso, al Presidente, al canciller y a todos los mexicanos.

Historia sin fin. Producción de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México. Con la participación especial de Claudia Sheinbaum es un recuento de las obras públicas que se realizan a lo largo y ancho de la capital del país. En la trama se evidencia la estrategia de la Jefa de Gobierno para generar empleos ante una economía deprimida: los trabajadores rompen banquetas y aceras, las dejan botadas, para, muchos meses después, rehacerlas. Esto ocurre en todos los puntos de la CDMX: no hay colonia que escape a ello. El paisaje citadino, al decir del turismo, semeja “cráteres lunares” y lo que más llama la atención es que en las zonas donde ya había culminado la obra pública, regresan más trabajadores a romper nuevamente el pavimento y las aceras, dejando todo botado por meses una y otra vez. Hacia el final de la película se revela que todo es un plan para evitar que circulen manifestantes por la CDMX: les quitaron las calles.

Mejor actor

Genaro García Luna por Un día lluvioso en Nueva York.

Andy Ruíz por El club de la pelea.

Evo Morales por Presidente por un día.

Donald Trump por Mentiroso, mentiroso.

Plácido Domingo por Los fantasmas de mis exnovias.

Mejor actriz

Elba Esther Gordillo por Maléfica: maestra del mal.

Greta Thunberg por Apocalypse Now!

Olga Sánchez Cordero por La mujer invisible.

Jesusa Rodríguez por Voraz.

Claudia Sheinbaum por Historia sin fin.

 

Mejor actriz secundaria

Karime Macías por Historia de un matrimonio.

Lilly Téllez por El secreto de Vera Drake.

Nancy Pelosi por Indomable.

Mejor actor secundario

Vicente Fox por Guasón.

Felipe Calderón Hinojosa por Presunto culpable.

Bernie Sanders por Poder y traición.

Saúl Canelo Álvarez por El Bulto, parte II.

Jorge Alcocer Varela por Doctor sueño.

 

Mejor película extranjera

Historia de un matrimonio. Escrita, producida y dirigida por Javier Duarte y Karime Macías.

Impresionanti (Big). Ópera prima de Luis Roberto Alvés “Zague”, con la colaboración especial de Paola Rojas.

Mejor cortometraje de ficción

Dino King, producción del Partido Revolucionario Institucional.

 

La Universidad de la Salud, producción de Jorge Alcocer Varela.

 

Una nueva vida, producción de la Casa Real Británica y los Duques de Sussex (Harry y Meghan).

Mejor canción original

Cachito, cachito, cachito mío, interpretada por Andrés Manuel López Obrador. Tema de la película Avión presidencial, parte II.

 

Lamento boliviano, interpretada por Evo Morales y Marcelo Ebrard. Tema de la película Presidente por un día.

 

Da ya think I’m sexy?, interpretada por Juan Carlos Noroña. Tema de la película Sexy por accidente.

 

Nunca es suficiente para mí [porque siempre quiero más de ti], interpretada por la orquesta del Servicio de Administración Tributaria. Tema de la película Los miserables.

 

Por debajo de la mesa, interpretada por Jorge Romero Deschamps. Tema de la película Parásitos.

 

No me preguntes más, interpretada por Eduardo Medina Mora. Tema de la película Atrapado sin salida.

 

Un poco de respeto, interpretada por Greta Thunberg. Tema de la película Apocalypse Now!

 

Mentiras, interpretada por Manuel Bartlett. Tema de la película Pinocho.

 

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password