Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

“Y la culpa no era mía…”

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía,

Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía…”

La estrofa es parte de un himno feminista. Se expandió por el mundo como una causa justa: combatir la violencia contra las mujeres. Suscribo la causa pero no siempre suscribo sus formas. Me explico.

Cuando una mujer es víctima, sea como sea, el culpable es el victimario. No hay vuelta de hoja. Repito: el culpable es el victimario. Ahora bien, las mujeres deben vivir en ese contexto de violencia, como nosotros los hombres pero digamos las mujeres porque muchas de ellas mueren por ser mujeres. Bien. En ese contexto de violencia y, hay que agregar, impunidad, ellas se desenvuelven. Entonces, si salen a las dos de la mañana a caminar por avenida insurgentes de la CDMX, están en riesgo. Nos guste o no. Y si fumaron marihuana o bebieron y además traen minifalda, el riesgo es mayor. Ellas tienen el derecho de hacerlo, sin duda. Yo no hago un planteamiento moral sino práctico y pragmático. Así se ponen en riesgo y si les llega a pasar algo la culpa no es suya sino del criminal pero ellas podrían ya no estar vivas ni para cantar esa canción. Si mueren no es su culpa pero ausentes ya están. Por eso creo que en el actual contexto de violencia debemos ser responsables y cuidar nuestra integridad sí es un asunto de responsabilidad. Ningún himno debe conducir a la muerte.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password