Cinque Terre

Ciro Gómez Leyva

[email protected]

Periodista.

Y decían que El Universal estaba condenado a desaparecer

Sobran elementos para afirmar que la revolución del internet, los 'smartphones' y las redes sociales no liquidó a los diarios, sinoprodujo una vertiginosa y exitosa renovación


La semana pasada, en el espléndido evento que fue el Content Capital, me hicieron una pregunta que hacía rato no escuchaba: ¿desaparecerán en México los diarios ante el arrollador avance digital? Me tomó por sorpresa y por reflejo respondí que no. Después procesé mi argumento y llegué a la misma conclusión: claro que no.


Es una pregunta arcaica que parte de una premisa fatídica: el imparable desarrollo digital sepultará a los diarios tradicionales. Comprendo que hace 10 años esa interrogante nos llenara de angustiante incertidumbre, pero hoy sobran elementos para afirmar que la revolución del internet, los smartphones y las redes sociales no liquidó a los diarios, sino produjo una vertiginosa y exitosa renovación que hoy les permite presentar números hace una década inimaginables.


Se dirá, con razón, que el porcentaje más alto del ingreso de las empresas editoriales sigue dirigiéndose al papel, pero no hay estudio que deje de mostrar un crecimiento sostenido de la inversión digital.


Regreso al Content Capital. Hace una década medíamos la fuerza de los diarios en función del tiraje. Pocos hablaban de 100 mil ejemplares, casi ninguno de 300 mil. Otros se jactaban de su rentable nicho fiel de 70 mil lectores. Tomo las cifras de Comscore (consumo digital) de mayo de 2016. El Universal registró un acceso de 8 millones 113 mil personas. ¡8 millones 113 mil en 2016 contra 300 mil en 2005! ¿Pues no con el resto de los diarios, El Universal iba a desaparecer para convertirse en pieza de estudio histórico y en arqueología?


Excélsior, con un tiraje limitado en su renovación de 2006, registró según Comscore 5 millones 404 mil usuarios. Qué decir de los 3 millones 706 mil de Milenio. O de El País (3 millones 428 mil) y El Financiero (3 millones 275 mil). O de los “regionales” El Informador (2 millones 657 mil) y El Debate (un millón 983 mil). O de los “gratuitos” Publimetro (un millón 974 mil) y 24 Horas (1 millón 467 mil). O del deportivo Récord (un millón 948 mil). Sólo Reforma y La Jornada parecen haber quedado al margen en esta primavera de usuarios, que son personas, que son lectores.


Las cifras de los diarios son dos veces sobresalientes al agregarse al mercado un ejército de potentes medios digitales de los que hace una década ni idea se tenía: SDP Noticias (7 millones 24 mil), Aristegui Noticias (5 millones 252 mil), El Deforma (3 millones 885 mil), Sin Embargo (2 millones 605 mil),Animal Político (un millón 666 mil)…


Los diarios no desaparecieron. Se transformaron y siguen transformándose, porque ninguno parece sentirse seguro de que lo obtenido hoy será para siempre. Los diarios aprendieron a competir. Creo que hoy son mejores que hace 10, 20, 50 años. Y algo más: nunca se leyó más periodismo escrito en México del que se lee hoy. En papel un tanto, en computadoras más, en teléfonos y tabletas la mayoría. Pero se lee.


Qué gran noticia, debí haber concluido en el Content Capital.


MENOS DE 140. “Nadie sabe a qué se parecerá este lugar dentro de un año, menos en 2020”: el NY Times al lanzar su gran transformación, el Proyecto 2020.



Este artículo fue publicado en El Universal el 6 de julio de 2016, agradecemos a Ciro Gómez Leyva su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password