Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

Voluntarismo que hunde

El mensaje de la 4T a los empresarios es rústico, pero eficaz para que, si saben contar, no cuenten con tener cabida en México: porque me da la gana les tumbo una obra acabada en un 70 por ciento, y sin importar que hayan gastado 400 millones de dólares.

Y, sin que importe que todos los mexicanos tengan que pagar de sus impuestos 35 mil millones de pesos a la empresa Constellation Brands, luego de que 28 mil decidieran en una consulta que no quieren una fábrica de cerveza en Mexicali.

Ha sido el penúltimo episodio del maltrato de la actual administración a los empresarios, a quienes de nada les sirve pagar más de un millón de dólares por un tamal en Palacio Nacional, para dejar de ser vistos con ojeriza por el gobierno.

Porque la cancelación de la obra casi terminada a Constellation Brands es la respuesta oficial a un año de intentos del CCE, del Consejo Mexicano de Negocios y del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales de convencer a la 4T de que alentase la inversión privada.

Pero la respuesta del gobierno llegó el sábado con la marca de la casa: una consulta a un puñado de sus seguidores que tiró una obra que les daría a ellos mismos dos mil empleos ¿Qué sólo votaron 28 mil de un padrón de un millón? Pues esa es la marca de la casa.

Porque quienes menos deberían de llamarse a asombro son los propios empresarios, eh, ya que el gobierno actual les avisó que les pasaría por encima como si fueran cáscaras de huevos, desde un mes antes de que tomara posesión… y también con una consulta.

En noviembre de 2018, la 4T tiró la construcción del aeropuerto que se edificaba en Texcoco, con capacidad para 60 millones de viajeros al año y que estaba avanzado en un 30 por ciento, con un gasto de 13 mil millones de pesos.

Apenas 700 mil electores, de los 90 millones del padrón nacional del INE, decidieron acabar con la obra: un hecho al que el diario británico The Financial Times dio espacio editorial como “una de las peores estupideces en la historia económica contemporánea”.

Aun sin ser gobierno, a la 4T le valió sorbete echar mandar a la basura cerca de 200 mil millones de pesos, que es lo que ha tenido que pagar en indemnizaciones por destruir el aeropuerto de Texcoco. Si tiró 200 mil millones entonces, por que no tirar 35 millones ahora.

¿Qué ahora es diferente porque los indicadores económicos señalan que México va directo al abismo? ¿Y eso qué? Porque si algo ya debe de ser bien sabido por todos, es que este gobierno tiene vocación de abismo.

En todo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password