Cinque Terre

Tere Vale

[email protected]

¡Váyanse al carajo!

El presidente ya lo dijo, a los que no le guste lo que hace: ¡váyanse al carajo! y ya. Bueno, más claro ni el agua, gobierna solo para los que piensan como él y los otros…pues mejor vayamos recogiendo nuestras cositas porque no somos bienvenidos, más bien somos traidores a la patria. Así que si usted, opositor, se quiere quedar aquí en nuestro país no se aferre, mejor vaya pensando en irse a otro lado, disentir aquí no está permitido. Mejor ahuecando el ala, para usar una terminología que seguro el prócer comprende. 

La mandada al carajo que nos dio me hace pensar que es una persona primero que nada insaciable, esto es, tiene una aprobación de alrededor del 60% ha destruido prácticamente todo lo que ha querido y ha empoderado a delincuentes y militares, entonces ¿por qué está tan enojado?, ¿quiere que lo aclame el 100% de la población?, ¿acaso solo le será suficiente un país de adocenados?, ¿o de todas maneras seguirá tan encanijado? Como diría mi nutrióloga, de plano este señor no tiene llenadero.

FOTO : MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM

En segundo lugar, me parece que está fuera de sus casillas y prácticamente sin control de sí mismo, como dice el pueblo bueno y sabio: se me hace que ya lo perdimos. Debo decir, como psicóloga que soy, que este hecho no me sorprende. Una personalidad autoritaria como la de AMLO, con delirios de grandeza y un narcisismo maligno es imposible que pueda tolerar que alguien no piense como él. El presidente mexicano hoy es la medida de todas las cosas y hay de aquel que no piense como el todopoderoso porque será alcanzado por su espada flamígera. ¡Órale!

Los médicos cubanos, para que entendamos, van a venir —usaré una expresión del nivel de nuestro primer mandatario— a huevo y se acabó. El no tiene porque pedirle permiso a nadie, ni porque pensar en que el dinero con que les va a pagar a los “galenos habaneros” es de todos los mexicanos, ni tiene porque pedir permiso al Congreso para gastar el presupuesto como le da la gana. Y están locos los médicos mexicanos que se sienten sobajados y desplazados, y también están mal las universidades que le recuerdan el apoyo de sus estudiantes durante la pandemia. Esas universidades despreciadas son tan solo cunas de conservadores, neoliberales, corruptos y cosas aún peores. Ni que fueran las Universidades Benito Juárez. ¿Qué se creen?

La mera verdad más allá del lamentable espectáculo presidencial que presenciamos, la situación es muy preocupante. Nos faltan casi tres años del gobierno de un hombre que está fuera de sí, y que concentra tal cantidad de poder como para seguir siendo no solo grosero, sino sobre todo ineficiente y destructor de nuestro país.

Sus intemperancias son lo de menos, lo de más es que efectivamente los mexicanos ya vivimos en su amado y heredado rancho. Para decirlo claro, no nos llevó al carajo, no…ya nos llevó la chingada.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password