Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Vacunas atrasadas de Pfizer y Astra Zeneca; solución, ¿la experimental Sputnik V?

Cuando Hugo López-Gatell fue a Argentina, el subsecretario de Prevención y zar anticoronavirus traía dos temas en su agenda que eran clave para tratar en Buenos Aires. Por un lado, conocer la elaboración en Argentina de la sustancia activa de la vacuna de Astra Zeneca, que, por cierto y por fin, ya empieza a llegar a México para que aquí se realice el envase, a través del laboratorio mexicano Liomont.

EL PROBLEMA DE SPUTNIK, NO TIENE AVAL

Pero el otro tema de agenda que llevaba López-Gatell, y del cual tenía el visto bueno del presidente López Obrador, era revisar si podía funcionar la vacuna rusa Sputnik V.

Y el presidente López Obrador ya lo confirmó: viene a México la vacuna rusa.

El problema es que Sputnik V es una vacuna que no tiene el aval ni la confirmación por parte de la Organización Mundial de la Salud. Tampoco por parte de la FDA de Estados Unidos (la Agencia de Alimentos y Medicamentos). Y tampoco tiene el aval de la Agencia Europea de Medicamentos.

Con la vacuna rusa vendría un volado… riesgoso. Y no por ir en contra de Rusia, sino porque ninguna de las agencias sanitarias occidentales fuertes ha podido avalar su eficiencia.

WSJ: ARGENTINA, EL EXPERIMENTO

Sólo Argentina es el único país fuera de Rusia que ha pedido la vacuna Sputnik V a gran escala. Buenos Aires solicitó 20 millones de dosis para 10 millones de personas.

Para periódicos como The Wall Street Journal, Argentina “es un campo de pruebas para la campaña mundial de vacunas de Moscú”.

La vacuna rusa sería la solución para varias economías emergentes, donde Moscú quedaría como héroe, logrando lo que ningún laboratorio occidental.

PFIZER, HASTA FINES FEBRERO; ASTRA ZENECA, APENAS EL ENVASADO

Según el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, México estaría adquiriendo 12 millones de Sputnik V, para aplicarse en 6 millones de mexicanos.

Es una salida al retraso de las otras dos vacunas, que eran las cartas fuertes para el gobierno de López Obrador, la Pfizer-BioNTech y la de Astra Zeneca.

La de Pfizer-BioNTech tendrá un retraso a nivel mundial, porque Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud le pidieron al laboratorio estadunidense que produjera más. Cerrará sus plantas, ampliará su capacidad y la vacuna la tendremos hasta la tercera semana de febrero en México.

El presidente López Obrador vistió el retraso de una solidaridad de México con los países africanos. Lo cierto: Pfizer-BioNTech van a ampliar su capacidad de mil millones 300 mil a 2 mil millones de dosis al año.

Con la de Astra Zeneca apenas llegó la sustancia activa a México.

Por eso, y de emergencia, el gobierno de López Obrador traería la vacuna rusa… sin aval de agencias sanitarias mundiales ni de la OMS. Argentina es, hasta el momento, el principal experimento. Y ahora lo podríamos ser nosotros.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 19 de enero de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password