Cinque Terre

Rafael Hernández Estrada

[email protected]

Fundador y consejero nacional del PRD, fue su diputados federal y representante electoral. Se desempeña como asesor parlamentario y analista político.

Vacunación y politiquería

En medio de la más grave crisis de salud, con 140 mil fallecimientos por Covid-19 reconocidos oficialmente a mediados de enero, el clientelismo electoral de los mal llamados servidores de la nación ha sido sublimado por el Presidente de la República al encomendarles nada menos que la campaña de vacunación. Este despropósito, anticipado lo mismo por las diputadas federales del PRD que por el payaso Brozo, se anunció con el argumento de que tal encargo presidencial se hacía para “que no haya politiquería” en la vacunación.

En una definición clásica, la política es la actividad humana relativa a la integración de las instituciones del Estado y a la toma de decisiones en los asuntos públicos. La politiquería, en cambio, se define por la Real Academia de la Lengua Española como la acción de politiquear, es decir, hacer política con superficialidad o a la ligera; en México y América es sinónimo de intriga y bajeza, por lo que se entiende por politiquero a quien hace una práctica despreciable y deshonesta de la política con el fin de satisfacer intereses personales o de grupo.

CULIACÁN, SINALOA, 13ENERO2021.- FOTO: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO.COM

La operación de los también llamados vividores de la nación encaja en esa definición, pues toma de pretexto los programas de mitigación de la desigualdad social cuando su verdadero objeto es la consecución de un masivo voto condicionado y cautivo, distrito por distrito y en cada una de las secciones electorales del territorio nacional. El ejercito proselitista de Morena, comandado por el propio Presidente de la República, no opera para erradicar la pobreza o mitigar sus extremos. Levantó el “Censo del Bienestar” (cuya base de datos es clandestina) y distribuye grandes cantidades de recursos públicos de apoyos sociales (322 mil millones en el año 2021) con fines de promoción personalizada de López Obrador. Su objetivo es conservar la mayoría morenista en la Cámara de Diputados, ganar las gubernaturas y poner los cimientos del proyecto transexenal del Presidente. Pura politiquería es lo que hacen esos servidores de AMLO.

Cuando López Obrador anunció que sus siervos serán los encargados de la Campaña de Nacional de Vacunación contra el Covid-19 incurrió al mismo tiempo en un fingimiento y en una acción monopólica. Adujo lo siguiente: “tenemos que cuidar que no se utilice la vacuna con propósitos electorales, que no haya politiquería” (lopezobrador.org.mx, versión estenográfica 12/01/2021), lo que de entrada es un engaño, pues inmiscuir en esto a los también llamados cuervos de la nación es la máxima expresión de lo politiquero.

Pero también es una acción monopólica pues decretó para sí el monopolio de la vacuna, lejos de conducirse como un estadista que vela por el bienestar de toda la población, que convoca a la unidad nacional para enfrentar la calamidad que amenaza a todos, que promueve la concordia y unifica esfuerzos de los gobernadores, alcaldes, empresarios, sindicatos. Todo lo contrario, la monopolización de la vacuna busca un aprovechamiento electoral: nadie que no autoricen los servidores de AMLO será inoculado, seguirán en peligro mortal quienes no tengan la gracia de ser palomeados por él, a través de esa su burocracia dorada, pues solo así podrá la gente recibir la o las dosis protectoras.

“Venimos de parte del señor Presidente…”, es como inician usualmente su visita domiciliaria los mal llamados servidores de la nación. De esa manera levantaron el “Censo del Bienestar” y eligieron a los beneficiarios de los programas sociales del gobierno federal (becas, pensiones, subsidios), cosa que está plenamente demostrada en expedientes administrativos y judiciales. Acostumbran concluir con: “Agradezcan al señor Presidente López Obrador y a … (poner el nombre del superdelegado respectivo)”. Es bochornoso y falto de escrúpulos que el gobierno federal emprenda con esa politiquería extrema lo que debiera ser, simple y llanamente, el cumplimiento de una obligación del Estado para proteger la salud de la población.

Cincelada: El acuerdo del INE, que ordena al Presidente (y a los gobernadores) no inmiscuirse en temas electorales, es un importante triunfo jurídico del PRD.

Cincelada Bis: En plena sesión del INE, los representantes de Morena escenificaron un sketch de preguntas simuladas, como se acostumbra en las “mañaneras”.


Síganme en Twitter: @rafaelhdeze

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password