Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

Una carnavalada de Miguel Barbosa

El líder del PRD en el Senado, Miguel Barbosa (al igual que todo su partido), no acaba de dimensionar que la izquierda está en liquidación, porque AMLO le arrebató la marca para ponérsela a Morena, una empresa personal a la que sólo le faltan las siglas de S. A.

En tono de reclamo que acabó siendo inocente, Barbosa exigió ayer a AMLO que confiese si le interesa “el proyecto nacional de la izquierda para el 2018”. Por favor, qué proyecto y qué izquierda: AMLO tiene un proyecto individual de poder, no ideológico.

La equivocación de Barbosa, Los Chuchos, Cuauhtémoc Cárdenas, Belaunzarán… es seguir pensando que la izquierda “se dividió” con la creación de Morena: izquierda, si acaso, queda la de ellos, porque AMLO tiene otra cosa.

Morena es una organización populista, pragmática y sin ideología, cuya intención es alcanzar el poder para, como el chavismo en Venezuela, cancelar la democracia modificando la Constitución a mano alzada en el Zócalo, a petición de AMLO.

Las elecciones intermedias le dieron mayor acceso a los recursos legales y financieros del Estado de Derecho para que, hasta 2018, fortalezca su objetivo de destruir el sistema de partidos exprimiendo, sin embargo, las reglas del Estado de Derecho.

Por ejemplo, sólo en el DF controlará un presupuesto superior a 8 mil 136 millones de pesos en las cinco delegaciones que gobernará, una de ellas la más importante, la Cuauhtémoc, que cuenta con el segundo presupuesto de la ciudad: dos mil 469 millones 488 mil pesos.

De hecho, mientras los otros partidos se encuentran enredados todavía en los pesos y contrapesos, las tensiones y los juegos de decisión propios de la democracia, ya AMLO resolvió las dos ecuaciones más importantes con rumbo al 2018:

-Ya él es el candidato presidencial y anda en campaña abierta, en lo cual gastó, únicamente en 2013, más de 21 millones de pesos, pese a que entonces Morena era sólo un “movimiento” y carecía de los ingresos públicos que reciben todos los partidos.

-Ya tiene un candidato formidable para el principal cargo del país después de la Presidencia: a Ricardo Monreal para la Jefatura de Gobierno, desde una posición envidiable como delegado en la Cuauhtémoc y una exposición mediática que sólo será superada en Morena por AMLO.

Monreal controlará la delegación que es la quinta economía del país y el centro del control político y social del DF, escenario de todas las marchas contra los gobiernos capitalino y federal, y otorgadora de los permisos a 100 mil vendedores ambulantes y a dos mil poderosas empresas.

AMLO tiene todo eso, desde ya; mientras Barbosa le exige confesar si le interesa “el proyecto nacional de la izquierda para el 2018”.

¡Ay! Qué carnavalada.


Este artículo fue publicado en La Razón el 10 de Junio de 2015, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password