Cinque Terre

Alejandro Colina

Analista político, escritor y psicoterapeuta.

Umberto Eco: ¿conservador o progresista?

Este texto fue publicado originalmente el 19 de febrero de 2016, lo abrimos de manera temporal dada su relevancia periodística.



En algún lugar leí que Umberto Eco tenía ordenada su biblioteca a partir de dos secciones básicas. En la primera encontraban lugar los autores que integraban la corriente canónica, oficialmente aceptada, del espíritu Occidental. En la otra los out siders, los locos hechiceros clasificados por esa corriente como padres de alguna forma de la superchería. Eran más de 30,000 volúmenes que organizaban su diálogo a través de esa toma de postura esencial. Se explica que ese debate recorra de un extremo u otro la obra de Eco. Tanto en sus novelas como en sus ensayos le apasionó esa conversación entre las voces, digamos, claras y las voces ocultistas que han forjado a Occidente. Si muchos de sus contemporáneos fueron seducidos por el diálogo entre Oriente y Occidente, Eco encontró que había suficiente tela para cortar entre el Occidente admitido y el proscrito. De algún modo previó el retorno de los brujos y, lejos de escandalizarlo, aprovechó la oportunidad para armar su propio banquete. Un banquete capaz de incorporar a ambos bandos de la contienda, pero que no rehúsa abogar en favor de uno. A final de cuentas la obra de Eco apuesta por la claridad en contra del ocultismo. Si discute el esoterismo es para ponerlo en evidencia y prevenirnos en su contra. Me pregunto si hay algo conservador en su legado y supongo que la respuesta se me impondría como positiva si creyera que asistimos al nacimiento de una Nueva Era. Pero no lo creo. De modo que Eco no me parece un autor conservador. La razón es sencilla: no persigue, sino dialoga con los del otro lado de la barrera. Tengo para mí, entonces, que el conservadurismo empieza cuando nos negamos a conversar con los otros, ya sea que consideremos que éstos son los brujos oscurantistas o los autores admitidos por el canon. En este sentido me atrevo a afirmar, quizá en forma más ocultista que canónica, que Umberto Eco fue un autor progresista.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password