Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

U2 no ha hecho más que With or without you

Aún recuerdo las plazuelas donde concurría la gente a pasar el tiempo, entre kioscos, globos y palomas; también entre boleros y pajaritos que leían la suerte. Ya quedan muy pocas en las urbes del país, ahora abundan las plazas comerciales como espacio de concurrencia. A esto último me remite U2, a un centro comercial donde lo fundamental es el impacto del colorido y el consumo fácil, también a una marca que el consumidor usa como sinónimo de pertenencia al rock –lo que en esta banda significa sobre todo pop– y a causas políticas porque U2 tiene el olfato suficiente para crear una imagen supuestamente disruptora (aunque, como dijo Eric Clapton, la intención de politizar la música en realidad exhibe a sus detentadores como unos oportunistas), en su disco del año pasado, “Songs of Experience”, Bono declama: “Esto no es un tiempo para estar vivos”, aplausos por favor.

Pero U2 no siempre fue una caricatura de sí mismo. Desde su fundación, en 1976 y hasta al menos una década después, hizo aportes interesantes por sus rasgos punk y algo de rock clásico como consta en “Boy” y “October”, a pesar de sus proclamas políticas que ya asomaban y luego con “The Unforgettable Fire” guiados nada menos que por Brian Eno con el que en mí opinión hicieron el álbum más creativo de su historia; el bajo de Adam Clayton se escucha extraordinario en el entorno experimental que genera todo el disco, insisto, creo que es el mejor, muy por encima del más aclamado por la crítica “The Joshua Tree” (1987), y lo menciono precisamente porque un día como hoy With or without you volvió loca a una generación que se asomaba apenas en los vericuetos de lo políticamente correcto (si había que luchar contra la guerra U2 debía gustar para acompañar la causa) aunque también, hay que decirlo, fue aclamada por los expertos; como consta en Wikipedia, la revista Rolling Stone consideró el tema en el número 131 de las 500 mejores canciones de todos los tiempos.

With or without you, escrita por Bono y acompañada magistralmente por la banda The Edge, o sea Dave Howell rasga la guitarra de una forma tal en que a él se debe buena parte de la atmósfera musical que lo mismo ha sido interpretada como un momento de ruptura amorosa que unos instantes para hablar con Dios. Quién sabe, lo cierto es que el carácter histriónico del cantante le confiere un sello de identidad inobjetable. Por eso es que la traigo a colación el día de hoy, y porque desde mi punto de vista desde entonces U2 no ha hecho algo más o menos significativo y vaya que ha intentado, como cuando hace 17 años volvió a asociarse con Brian Eno para hacer “All that you can’t leave behind”, que significó regresar a las guitarras pero que no hizo aporte significativo, vamos, salvo uno que otro chispazo, como cuando intentan con el gospel de nuevo, no han podido regresar a la escena musical y se han vuelto una marca, con grandes número eso sí (en su gira de 2009 concurrieron poco más de siete millones 700 mil espectadores). Su más reciente disco “Songs of experience” no decepciona: resulta tan anodino como los anteriores, aunque los gritos y el drama de Bono ya no tienen la potencia de antes (para mí, otra vez, se salva el bajo). Ahora la banda irlandesa es algo similar a un centro comercial de los de ahora y por ello con cierta nostalgia vuelvo a escuchar With or without you, como si estuviera en las plazuelas de antes que nunca jamás volverán.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password