Aramis Augusto Reynaud

[email protected]

Tres causas para la oposición

El principal problema de la oposición al lopezobradorismo no es que esté fragmentada ni que sea minoritaria: es que está huérfana de causas populares que le importen a la mayoría de las personas. Por eso no tiene suficiente respaldo ciudadano, y sin ello no se ganan elecciones.

La tendencia entre muchos políticos e intelectuales de oposición ha sido centrase en dos vertientes: 1) la defensa de la democracia –así como la denuncia del autoritarismo– y 2) la crítica permanente al gobierno (a veces sustanciosa, otras francamente frívola).

Foto. Audelino Macario

Ambos instintos son correctos, pero no suficientes, pues como forma de campaña electoral tienen un problema estratégico de fondo: en un contexto de poca cultura democrática, de alto desencanto hacia la política, y con un gobierno que aún goza de amplio respaldo, la promesa de democracia y la crítica sin un proyecto alternativo no inspiran para votar por la oposición. De hecho, aquello último puede abonar al hartazgo y al abstencionismo.

La oposición necesita acercarse y hablarle al grueso de las clases medias y populares, mediante un programa propositivo y de contraste, basado en las carencias cotidianas que padece la gente y en exigencias generalizadas, capaces de aglutinar a amplios sectores sociales. Hay tres causas obvias, pero sorprendentemente desatendidas.

1. Empleo y economía. Los estudios de opinión demuestran que la primera preocupación de la gente es su empleo y su ingreso. Lo que pase en el INE o en la Suprema Corte son temas muy relevantes, pero no resultan prioritarios en el sentir popular: importa el bolsillo.

La oposición debe insistir en el empleo y el apoyo a la economía de forma clara y simple, sin caer en detalles técnicos innecesarios: propuestas concretas y fáciles de comunicar para que haya trabajo y mejores ingresos, sobre todo cuando el gobierno ha fallado en este rubro, creando una avalancha de desempleo y deterioro en el ingreso.

2. Seguridad y orden. Las encuestas revelan también que (junto a la economía), la seguridad es la principal demanda de los electores. Y con razón: si hay violencia y falta de orden público el ejercicio de los derechos y libertades es imposible, así como el desarrollo económico o la tranquilidad de las familias.

Por ejemplo, mientras los políticos e intelectuales opositores hablan de asuntos que parecen etéreos, como la “consolidación democrática”, lo que exigen las personas son cosas más inmediatas, como que la autoridad combata a los criminales que asaltan y matan en el transporte público. Una agenda inteligente de lucha frontal contra el crimen sería bienvenida por el público, y resultaría en un marcado contraste con la política de abrazos.

3. Servicios públicos básicos (salud, en particular). A la enorme mayoría de los mexicanos les tienen sin cuidado las batallas mediáticas de las élites políticas e intelectuales, y menos aún sus debates en las redes sociales. Lo que les importa es lo que pasa en su entorno: que haya agua potable y drenaje en sus casas; calles pavimentadas y alumbrado en sus colonias; sobre todo, acceso a servicios de salud y medicinas en su clínica local.

La oposición debe centrarse en los servicios sociales básicos que resuelvan problemas puntuales. Recuperar el Seguro Popular o las estancias infantiles, por ejemplo, son propuestas con las que la gente se puede identificar; además, contrastan con los programas clientelares lopezobradoristas, que generan un entendible rechazo entre las clases medias, pues sólo regalan dinero de los impuestos sin resolver la pobreza.

La oposición no ganará muchos votos prometiendo democracia o criticando al gobierno si a la par no ofrece soluciones a los problemas cotidianos que padecen la mayoría de los mexicanos: la violencia, el deterioro de la economía y la falta de servicios públicos elementales. Urge una narrativa política y un programa social poderoso y sencillo que, sin abandonar la lucha por la democracia, se base en las necesidades inmediatas de la gente.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password