Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Tres años de Amlonomics, estabilidad sin mercado interno

El balance de estos tres años de la gestión económica arroja estabilidad, nada despreciable, pero con un motor interno averiado y sin inversiones para echarlo a andar a futuro.

El crecimiento en estos tres años será de alrededor de -2.8 por ciento. Se puede argumentar que nos tocó la pandemia y el cierre económico, algo no visto en cien años. Sin embargo, la respuesta económica mexicana fue muy pobre frente al choque externo.

A la caída de -0.3% del 2019 le sumamos la caída de la pandemia de -8.5 por ciento. Y por mucho que este año podamos crecer al 6%, todavía tendremos una economía 2.8% menor a la recibida en 2018.

Con ese bajo crecimiento, es difícil sostener empleos de mejor calidad.

Lo único que se ha hecho es reabrir la economía. Ni más ni menos. Que todos se rasquen como puedan.

LOS TRES PILARES, INTOCABLES

La Amlonomics ha confiado en estos tres años en tres pilares.

El primer pilar de AMLO es no endeudarse. El presidente López Obrador ha resultado el más ortodoxo de los presidentes. No se endeuda ni aunque la economía necesite recursos, como fue en la pandemia de 2020. Quiere mantener una relación Deuda/PIB del 50 por ciento. Lo bueno de ello es que no tendremos una crisis financiera proveniente del gobierno.

Un segundo pilar de la Amlonomics son las obras insignias: Tren Maya, Dos Bocas, Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y Corredor del Istmo. Estas obras son las únicas con presupuesto real. El presidente López Obrador quiere dejar huella con esas obras. Pero no son carreteras, puertos, infraestructura energética para el país que pueda detonar y atraer mayor inversión privada.

El tercer pilar de la Amlonomics es el respeto a Estados Unidos y el mantenimiento del T-MEC. AMLO mantiene los canales abiertos para exportar a EU (hoy somos el país con mayor exportación hacia EU). Y también recibimos “las benditas remesas” de los connacionales.

RECELOS Y ACUSACIONES CON la IP QUE NO ATRAEN INVERSIÓN

El enorme faltante de la Amlonomics es el mercado interno. Por un lado, se han tumbado inversiones privadas. Han sido tres años de recelos, acusaciones de corrupción y distanciamiento de los sectores productivos.

Ejemplos sobran. A la industria farmacéutica se le acusó de corrupción y se ha generado desabasto. A la industria de alimentos procesados se les acusa de inflar precios de alimentos procesados, cuando la inflación es importada. Con la industria de la construcción se dio el decretazo para evitar la entrada de constructoras que no sean las que maneje el gobierno o el Ejército.

Se han desechado inversiones de miles de millones de dólares, como el aeropuerto de Texcoco y la cervecera Constellation Brands, con “consultas populares”.

Se tumbó la inversión energética en hidrocarburos y energía eléctrica, sobre todo en renovables. Tan sólo en inversión eléctrica hablamos de 40 mil millones de dólares.

Y, sin inversión privada, no se va a poder crecer ni generar empleos de mejor calidad.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 30 de noviembre de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password