Cinque Terre

Carlos Urdiales

[email protected]

Temporada de frentes

El Frente Ciudadano por México de Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado, presentó ayer su agenda legislativa desmontando así el mito de las ideologías incompatibles.

Agendar, acordar, privilegiar coincidencias y postergar o congelar las diferencias, elemental según la teoría política de acuerdos. Promiscuidad política insiste un célibe y aséptico López Obrador. Pero como a la ciudadanía le preocupan más las acciones de sus gobiernos que las ideologías, el Frente Ciudadano crece en encuestas, ayer en la de Reforma y dos días antes en la de Parametría.

Este frente, registrado ante el INE, firmó compromisos hasta 2024. Diseñan rutas y mecánicas para encontrar los cómos para no naufragar cuando llegue la inevitable selección de nombres y candidaturas.

PAN-PRD-MC dependen de la conformación de coaliciones informales, adicionales y trascendentes. Igual el PRI con sus rémoras verdes y morralla social. También, guste o no, Morena con el PT de arrimado.

Cuando el Frente Ciudadano salga del confort de la teoría y la prosapia del discurso nacionalistaaglutinador, llegarán los golpes, patadas, mentadas y cuentas, muchas cuentas y no cuentos.

Si Ricardo Anaya hace valer fuerza y posicionamiento del PAN, entonces los perredistas de cepa, quedan algunos, votarán por AMLO. Calderonistaszavalistas, ni pocos, ni mansos, venderán su apoyo al candidato del PRI, sea Meade, sea Nuño. Las restas, sobre las sumas.

Ricardo Anaya como Felipe Calderón a Santiago Creel en 2011, puede imponerse en el Consejo Político panista, pero no tiene cómo forzar a gobernadores que ganan más vendiéndose al adversario que respaldando a quien se crea su jefe.

Otro frente sin registro, pero con peso, se gestará en el PRI y sus patiños. Si el tapado es Meade o Nuño; sectores tricolores completos irán con AMLO, a negociar, a pactar.

Si se piensa que Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa o Pepe Calzada pueden contener, negociar, prometer lo que haga falta a las bases para apoyar al “ciudadano” o al priista de tierno cuño, pálido y ligero; terceros en encuestas de arranque e ignorando que en el PRI, fe, caridad y esperanza se depositan sólo en el candidato y no en liderazgos nominativos, entonces AMLO se hartará de solovinos.

El Frente Ciudadano debe procesar otras candidaturas. Y a pesar de que nadie es un o una vulgar ambiciosa del poder, las ganas no se quitan con discursos, Alejandra Barrales y Ricardo Monreal, pueden escenificar nueva batalla por el gobierno capitalino.

¿Y Miguel Mancera, está dispuesto a ver pasar, para que el Frente prospere, máxime cuando en Morena preparan el aterrizaje de Marcelo Ebrard como coordinador de campaña? Estamos ante el juego de las sillas y de los tronos.

A ver si así. El Instituto Técnico de Formación Policial se convertirá en la Universidad de la Policía de la CDMX. La nueva instancia contará con seis carreras y dos maestrías avaladas por la UNAM y la SEP.


Este artículo fue publicado en La Razón el 14 de septiembre de 2017, agradecemos a Carlos Urdiales su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password