Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Telefonistas, abajo reforma de telecomunicaciones

¿Y por qué no? Si el gobierno tumbó la reforma de energía, ¿por qué no echar abajo la de telecomunicaciones? Esto lo solicita el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, dirigido por Francisco Hernández, quienes, desde luego, se subieron a la ola de los escándalos en contra de la Reforma Energética y, en un desplegado dirigido al presidente López Obrador, piden echar abajo la Reforma de Telecomunicaciones.

En su desplegado, el Sindicato de Telefonistas hasta compara la empresa corrupta de Odebrecht con Iberdrola y AT&T, argumentando que las 11 reformas del sexenio de Peña Nieto fueron entreguistas a favor del capital transnacional.

El Sindicato de Telefonistas pasa por alto lo más importante: la Reforma en Telecomunicaciones sí ha funcionado, sobre todo para la población de menores ingresos.

Se bajaron los precios de la telefonía celular (la más utilizada por la población); se amplió la capacidad y uso de internet y vino competencia nueva para mejorar los servicios.

Los mercados, cerrados durante décadas, se abrieron. Entraron nuevos competidores a la televisión, la radio y las telecomunicaciones.

Se impusieron fuertes asimétricas al considerar a Televisa y a América Móvil-Telmex como agentes preponderantes, lo cual llevó a la separación funcional de Telmex y Telnor.

La separación de Telmex y Telnor hizo montar en cólera a Francisco Hernández Juárez y su sindicato, cuando la misma empresa de Carlos Slim ya lo llevó adelante.

*

Y QUE DESAPAREZCA AT&T E IFT Y…

Más bien parecería que el Sindicato de Telefonistas quiere ser el único interlocutor de toda una industria.

Quieren desaparecer a AT&T, una empresa que entró bajo reglas claras e invirtiendo, por lo menos, seis mil millones de dólares, entre la compra y el despliegue de su red. Hoy, AT&T, así como Telefónica Movistar, son una alternativa para el consumidor. ¿Por qué desaparecerlas? Sólo para el privilegio de un sindicato.

En ese afán, el Sindicato de Telefonistas también golpea al regulador autónomo, el IFT.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones ha mostrado su gran utilidad pública, al grado que el propio senador Ricardo Monreal mejor congeló su iniciativa de desaparecerlo.

El gobierno del presidente López Obrador debe tomar en cuenta que la reforma en telecomunicaciones funcionó y bien para la población de menores ingresos.

*

LA APUESTA POR PEMEX, MUY COMPLICADA

El gobierno de AMLO ha hecho todo por apostar a Pemex, para elevar la plataforma de producción, queriendo regresar a los añorados tiempos, quizá no de 2.7 millones de barriles, pero sí lo más cercano. Sin embargo, la realidad es otra. Pemex acaba de informar su peor producción petrolera en los últimos 41 años.

En julio de este año, Petróleos Mexicanos sólo produjo 1 millón 595 mil barriles diarios, algo no visto desde octubre de 1979. Vaya, ni siquiera el 1.7 millones de barriles diarios que se había acordado.

Incluso todos los esfuerzos de Rocío Nahle, secretaria de Energía, para que México, para que Pemex no bajara la producción petrolera en las negociaciones de la OPEP, podrían servir de poco si la petrolera sigue bajando su producción.


Este artículo fue publicado en el Excelsior  el 25 de agosto de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password