Cinque Terre

Ingrid Motta

[email protected]

Ingrid ha sido reconocida en varias ocasiones como una de las 100 mujeres más poderosas en los negocios por la revista Expansión, una de las 45 líderes de mercadotecnia por la revista InformaBTL, así como una de las mujeres más influyentes en el campo de la tecnología por el periódico El Universal.

Las tech se imponen

El presidente Joe Biden presentó una nueva estrategia fiscal para fortalecer su plan de infraestructura, con el que pretende generar $2 billones de dólares durante 15 años.

La iniciativa propone aumentar la tasa impositiva a empresas multinacionales de ese país al 21%, ajustando la disminución al 10.5% que en el 2017 designó Trump. Busca también que otros países se sumen para evitar el éxodo de empresas estadounidenses a paraísos fiscales, al tiempo de nivelar el mercado comercial global.

En su plan, Biden plantea “invertir $621 mil millones en infraestructura de transporte como puentes, carreteras, transporte público, aeropuertos y desarrollo de vehículos eléctricos. También $ 300 mil millones para mejorar el agua potable y $ 300 mil millones para construir y modernizar viviendas asequibles”.

Hay una larga lista de empresas que se verán envueltas en esta iniciativa, ya sea por que utilizan la figura de Investigación y Desarrollo (I+D) para condonar el pago de impuestos, o bien porque en caso puntual del 2020, se cobijaron en la Ley de Reducción de Impuestos y Empleos del 2017, para evitar $40,500 millones de dólares en impuestos federales. En cambio, recibieron $3.5 mil millones en devoluciones de impuestos, según el reporte del Instituto de Política Tributaria y Económica (ITEP, por sus siglas en inglés).

Fuente: elfinanciero.com.mx

Obviamente las gigantes tecnológicas no escapan del escrutinio, al grado que de manera puntual, Biden enfatiza que pondrá fin a que empresas tecnológicas que como Amazon, no paguen Impuesto Sobre la Renta Federal escudándose en lagunas jurídicas.

Un mundo de impuestos

La gigantes tecnológicas se mueven libre y cómodamente en un entorno digital sin fronteras, y desean que el mundo analógico los trate igual. Quieren tener presencia global pero no establecida físicamente, y solo pagar impuestos en los países en donde mantienen su operaciones, resolviendo ahí cómo pagar lo menos posible.

Islandia impuso desde el 2011 una tasa del 22% a servicios digitales, y lo siguió en el 2015 la Unión Europea, Japón y Australia.

México inició el cobro del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en julio del 2020, y planteó la dificultad del cobro del Impuesto Sobre la Renta (ISR) porque las oficinas centrales de las tecnológicas están fuera del territorio mexicano, no obstante nuestro país les representa un enorme negocio.

Cuando las empresas tecnológicas logren convencernos a todos de que en el universo digital las reglas del juego no tienen fronteras, lograrán imponer sus propias reglas por encima de los gobiernos, y cambiar las reglas del juego para siempre.

Estemos atentos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password