Cinque Terre

José Ramón López Rubí Calderón

[email protected]

Politólogo, editor y consultor.

El teatro político del BOA: ¿de qué se trata?

México va mal y el presidente ve mal…

Mucho ha empeorado de las manos unidas de la pandemia y de un López Obrador autoritario e incompetente. Ganó el poder democráticamente, nadie lo olvida, pero no lo ha ejercido del mismo modo, salvo en los acomodos retóricos. No ha fundado un régimen democrático sino hablado de ello, no ha mejorado y consolidado el deficiente régimen democrático preexistente sino que lo ha deteriorado más, tiene la intención y hace el intento de obradorizar este régimen hasta reemplazarlo por uno nuevo y obradorista –lo que sólo podría resultar en un avejentado régimen neopriista, es decir, presidencialista antipluralista- pero no lo ha logrado. Es falso que AMLO se haya salido con la suya en todos y cada uno de sus intentos de concentración de poder y destrucción/reconstrucción institucional, tal y como es falso que haya fracasado en cada intento. También es falso que sea seguro e inevitable que triunfe en sus intentos próximos o venideros. Muy especialmente después de la crisis pandémico-económica que, más que evidenciar, ha hecho imposible ocultar a ojos sanos que López Obrador es un gobernante irresponsable sin verdaderos asesores que declara cosas que a veces parecen más o menos izquierdistas pero que no suele tomar decisiones de ninguna izquierda. En este marco de hechos, posibilidades y riesgos hay que colocar la aparición del documento “confidencial” del supuesto Bloque Opositor Amplio. Ese marco es el teatro de operaciones pejistas.

Foto: Cuartoscuro

Si hay experimentos políticos fallidos como el Bonillazo (fallido no por decisión de AMLO sino gracias a la Suprema Corte urgida de recobrar independencia y prestigio), si el presidente no ha podido doblar al INE que quiere controlar pero no controla –por eso, y porque el INE es parte del régimen político real, éste no es el gobierno de AMLO-, si la crisis económica puede crecer hasta depresión y tener decisividad electoral, y hay una elección federal clave y muy cercana, entonces hay tiempo y condiciones suficientes para dar un gran golpe al poder del presidente. No el golpe de Estado con el que él sueña grillamente sino el golpe electoral de los votos de una mayoría ciudadana en 2021. ¿Cómo impedirlo, cómo evitarlo? Grillando, cree un grillo. Las “teorías de la conspiración” son sinceramente destilados de los temores de ignorantes delirantes, pero son meras herramientas grillas en manos de algunos grillos. ¿Por qué grillar con algo como la BOA de papel? Porque un bloque opositor electoral y no golpista podría llegar a existir fuera del papel. La grilla es el único campo donde López Obrador alcanza razonamientos con sentido y suficiente coherencia. Su teatro político como juego electoral.

De lo que se trata el BOA de paja (y peje): dada la situación actual y los escenarios de 2021 que se complican gracias a ella, López Obrador teme que se forme un bloque electoral de oposición como el que hoy no existe –y que podría formarse al modo de las alianzas locales PAN-PRD que alguna vez Marcelo Ebrard defendió contra el PRI-, por lo que se adelanta con el documento “confidencial” para desalentar la formación de dicho bloque intentando que dé miedo a los opositores “confirmar” así la acusación anticipada. Si surgiera algo parecido al BOA dibujado por AMLO, supone que podría deslegitimarlo eficazmente a partir del documento-discurso golpista con el que lo “predijo” aparentando que lo revelaba por una filtración. Esta jugada incluye otra: deslegitimar desde ahora al INE ante una posible victoria opositora/derrota obradorista en la elección del 21.

Parafraseando a un amigo, desde el 2018 el AMLO electoral es un zorro en un gallinero de gallinas asustables. Para que la estrategia “preventiva” del obradorismo sea exitosa se necesita que los partidos y candidatos opositores muerdan el anzuelo y teman ser acusados “confirmatoriamente” por un presidente que ya los está acusando de golpistas y preparando el terreno para “confirmar” la acusación. Si cualquier BOA nonata y no golpista es engullida por un grillo, la culpa mayor no será del grillo. Más que una genialidad política de uno, sería una inocentada de otros.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password