Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Tatiana acepta regaño de López Obrador, pero NOM 236 sí va

-Hay incertidumbre sobre qué pasará con las normas de hoy en adelante. ¿Todas las normas tendrán que pasar por las manos del Presidente? No suele ser así porque son técnicas, específicas y hasta engorrosas.

El regaño presidencial cayó como bomba en la oficina de la Secretaría de Economía. La secretaria Tatiana Clouthier aceptó “el jalón de orejas” y decidió no cobrar ninguna tarifa adicional ni que implique un nuevo trámite. Usó el clásico: sí, señor presidente.

Y, más allá de la extrañeza del presidente López Obrador por la NOM 236, lo que hay es una incertidumbre sobre qué pasará con las normas de hoy en adelante. ¿To­das las normas tendrán que pasar por las manos del Pre­sidente? No suele ser así porque son técnicas, específicas y hasta engorrosas.

Clouthier dice que la NOM 236 va, pero sin cobrar nin­guna tarifa ni trámite adicional.

La NOM 236 consiste en una Norma Oficial Mexicana dirigida a garantizar la calidad físico-mecánica del ve­hículo, donde se ve desde los frenos hasta las luces y el parabrisas. Es una norma con la cual están enteramente de acuerdo las dos grandes asociaciones del sector auto­motriz, la AMDA, distribuidores a cargo de Guillermo Rosales, y la AMIA, las armadoras, a cargo de José Zozaya.

Para Tatiana Clouthier debe acabar la especulación sobre la NOM 236 y que se entienda lo que sí es (¿se refiere a los de afuera del gobierno o… a los de adentro?). De hecho, le pidió a su jefe de la Unidad de Normativi­dad, Jesús Cantú, que explicara:

“El gran objetivo de la norma era salvar vidas, lesiones y también costos económicos por todos los accidentes que suceden, aproximadamente el 7% de los accidentes automovilísticas que suceden en México son por causas de fallas mecánicas”.

Además, sobre el costo, dijo que la NOM 236 no se di­señó con la finalidad de recaudar más recursos para el go­bierno, que el automovilista sólo iba a pagar el costo de verificar el auto de manera mecánica.

La solución encontrada por Economía es que los veri­ficentros realicen las dos verificaciones, la de emisiones contaminantes y la físico-mecánica, por el mismo precio. Ni más trámites ni mayores costos.

Con esto se salvaría el mandato de AMLO de “no bol­sear a los mexicanos… no golpear a la economía popular”. Y la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, podría salir adelante diciendo que la NOM 236 sí va por ser necesaria, pero dándole gusto al Presidente, sin costo. Clouthier de­jaría el regaño presidencial, que se hizo público en la ma­ñanera, como un jalón de orejas.

MERCADOS, A LA BAJA

Llegó un torbellino a los mercados. Las declaraciones de Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de EU, so­bre aumentar más las tasas de interés hicieron menos atrac­tivas algunas monedas y acciones en bolsa. Pero también vino la posibilidad de una fuerte desaceleración, trayendo la aversión al riesgo y refugiándose en el dólar.

Las bolsas cayeron. El Dow Jones cayó 3.57%; Standard & Poor’s 500 cayó 4.04%; el Nasdaq tuvo un descenso de 4.73 por ciento. La Bolsa Mexicana de Valores bajó 2.08 por ciento. Y el peso mexicano otra vez cotizó por encima de los 20.07 pesos por dólar. Especulación y mercados a la baja va a ser la tónica de los siguientes meses. Y dependerá de qué tan elevadas sean las tasas y qué tan profunda sea la desaceleración.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 00 de mayo de 2022. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password