Cinque Terre

María Cristina Rosas

[email protected]

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Suecia y el coronavirus

Suecia es un país altamente desarrollado que se distingue en la comunidad internacional por la calidad de vida de la población, la existencia de un estado del bienestar financiado a través de una considerable carga tributaria, y una política exterior de neutralidad que le ha permitido maniobrar en las relaciones internacionales con singular destreza. Ello no exenta a sus autoridades de cometer pifias y errores, como ha sido el caso de la estrategia emprendida frente al SARSCoV2, agente causal del COVID-19. El gobierno sueco pensó que el aislamiento al que normalmente está expuesta la población, incluyendo a los ancianos, era una barrera natural contra la enfermedad. También vislumbró que la progresión de los contagios permitiría que las personas generaran anticuerpos y produjera la tan citada inmunidad de rebaño. Desafortunadamente no fue así, y al no aplicar medidas decisivas, el territorio escandinavo se convirtió en el país más golpeado en la región, por la pandemia.

Suecia tiene una población de 10 348 730 habitantes.[1] Con un producto interno bruto (PIB) de 563 882 billones de dólares, es la 39ª economía a nivel mundial y posee un ingreso per cápita de 54 628 dólares -medido en términos del poder adquisitivo. Suecia ocupa la 8ª posición en los índices de desarrollo humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con un desarrollo muy alto. Figura en el 8° lugar -en un listado de 141 países- en el índice de competitividad global del Foro Económico Mundial correspondiente a 2020.[2] En el índice de libertad económica de la Fundación Heritage, Suecia se encuentra en la 22ª posición.[3] En el índice de percepción de corrupción de Transparency International, Suecia se ubicó en el 4° lugar entre 198 países en 2019.[4] En el índice de paz global de 2020, el país nórdico está en el 15° lugar en un listado de 163 países.[5]

 

Como se explicaba Suecia tiene una población de 10 348 730 habitantes, en un territorio de 450 295 kilómetros cuadrados. La densidad demográfica es de 23 habitantes por kilómetro cuadrado. A mediados del siglo pasado, Suecia era un país étnicamente muy homogéneo. Sin embargo, la inmigración ha contribuido a modificar el perfil demográfico, de manera que una cuarta parte de sus habitantes son inmigrantes o nacidos en otros países.

Contrario a lo que se piensa, el sistema de seguridad social de Suecia, está más orientado a posibilitar que las mujeres, si tienen hijos, permanezcan en el mercado laboral, promoviendo igualmente la equidad de género. El país premia a los padres de los bebés con generosas licencias por maternidad y paternidad. Aun así, en 2018, la tasa de fertilidad promedio fue de 1. 76 hijos por mujer y entre los suecos de 1. 67.[6] Lejos está, todavía de la tasa de reemplazo demográfico del 2. 1 por ciento.

Así, la pirámide demográfica es estrecha en la base. Alrededor del 20 por ciento de la población tiene 65 o más años. Esta cifra se incrementará al 23 por ciento hacia 2040. La esperanza de vida en Suecia es una de las más altas a nivel mundial. Como se observa en el gráfico 3, la esperanza de vida promedio era de 82. 55 años en 2018, 81 para los hombres y 84 para las mujeres. El 5. 2 por ciento de la población tiene 80 o más años. El énfasis puesto por parte de las autoridades en el bienestar de ese grupo de edad ha llevado a que sus necesidades de cuidados especiales se hayan reducido desde la década de los 80 del siglo pasado.[7]

 

Las principales causas de muerte corresponden a las enfermedades cardiovasculares, responsables del 34 por ciento de las defunciones en 2017, en tanto los tumores malignos causaron el 26 por ciento de los decesos en ese año. El cáncer pulmonar es un grave problema de salud púbica especialmente en mujeres, habiendo aumentado en un 90 por ciento entre 1987 y 2017. El alcoholismo es un factor de riesgo y causa unas 2 mil defunciones al año. Si bien en los grupos de edad de 25 a 44 y de 45 a 64 años se han reducido marcadamente las muertes por esa causa[8] las personas mayores de 75 años -de ellas el 27 por ciento de los hombres y el 10 por ciento de las mujeres- beben alcohol en cantidades considerables, lo que las expone a accidentes y diversos problemas de salud, debido a que, con la vejez, el alcohol no se metaboliza de la misma manera que en las personas más jóvenes.[9]

La tasa de mortalidad infantil en Suecia es de 2. 2 por cada 1 000 nacidos vivos. La mortalidad infantil ha declinado de manera sostenida desde 1960, como se puede observar en el gráfico 4 y actualmente el país escandinavo tiene de las tasas de mortalidad infantil más bajas del mundo, característica que comparte con sus vecinos Islandia, Noruega y Finlandia.[10]

En el norte del país residen los lapones o sami, la única comunidad indígena en el norte de Europa y Escandinavia. Se encuentran repartidos en Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia. Son unas 100 mil personas, la mitad de las cuales vive en Noruega. Gozan de protección jurídica y cuentan con parlamentos en los tres países nórdicos -no así en Rusia donde se ha buscado asimilarlos. Las actividades económicas que desarrollan son primarias: caza, pesca, pastoreo. Crían renos y también buscan promover el turismo. Asimismo, difunden su arte y han tenido un destacado activismo político, el cual les ha permitido superar la pobreza y posicionarse de mejor manera en la política nacional. Circulan en los territorios de los países en que residen sin atender a las fronteras políticas, cosa que no en pocas ocasiones les ha generado problemas con los gobiernos centrales. Tienen infraestructura como la que normalmente se tiene en zonas urbanas, incluyendo telefonía móvil, vías de comunicación, automóviles y otros insumos, pero enfrentan el desafío del calentamiento global.[11] En términos de calidad de vida esta es casi igual que el del resto de la población de los países nórdicos.[12]

En Suecia existe una cultura y un culto al individualismo. La sueca no es una sociedad gregaria. Es común en el país escandinavo que los jóvenes entre 18 y 19 años decidan irse de la casa de los padres y vivir solos -es la edad más temprana respecto a la media que impera en la Unión Europea, que es de 26 años. En Suecia, más de la mitad de los hogares son habitados por una persona. Vivir solos hace que los jóvenes tengan muchas presiones y poca madurez para enfrentar los desafíos, problemas y responsabilidades que ello entraña. Así, en la década pasada los tratamientos para enfermedades psiquiátricas para jóvenes entre 16 y 24 años se dispararon en un 70 por ciento.[13] De ahí las tasas de suicidios que imperan en el país. La tasa de suicidios es de 15. 4 muertes por cada 100 mil habitantes, que supera a la media que impera en la Europa comunitaria -que es de14. 1 por ciento.[14] Para algunos Suecia ha sido un experimento de reingeniería social, que ha fomentado nuevas estructuras sociales basadas en el aislamiento, pero que, al mismo tiempo, ha tornado a las personas profundamente dependientes del Estado.[15]

El sistema de salud en Suecia

Suecia posee el tercer mayor presupuesto en salud de la Unión Europea como porcentaje del PIB, equivalente al 11 por ciento y el quinto mayor per cápita entre los socios comunitarios, equivalente a 5 264 euros, de los que 791 euros son gasto de bolsillo de los pacientes, usado generalmente para comprar medicinas y para atención dental.[16] El sistema de salud se financia con recursos públicos en un 84 por ciento y los seguros de salud voluntarios representan una pequeña, aunque creciente proporción del gasto en salud.[17] El principal financiamiento proviene de los impuestos regionales y de las municipalidades. También el gobierno central provee recursos. La afiliación es automática. Los servicios incluidos son hospitalización, tratamiento ambulatorio, cuidado mental, dental, tratamientos de largo plazo y aprovisionamiento de medicinas.[18]

El país se divide en 290 municipalidades y 21 consejos regionales. El sistema de salud es regulado a nivel nacional pero administrado a escala local. Se ampara en el Acta de Servicios Médicos y de Salud de 1982. Por ser un sistema descentralizado, el acta establece que las municipalidades y los consejos regionales deben asegurar un acceso equitativo a los servicios de salud para la población. La atención a personas de edad avanzada y discapacitadas es regulada por el Acta de Servicios Sociales de 1980. En 1985 fue aprobada el Acta de Cuidado Dental que establece que los consejos están obligados a proporcionar servicios odontológicos de calidad a la población. El Acta de Productos Médicos de 1992 es responsable de aprobar los permisos para la producción y distribución de nuevos medicamentos. Cubre no sólo a la medicina alópata sino también a productos naturales. Hasta 2009 existió un monopolio farmacéutico de propiedad estatal que llegó a su fin y partir de entonces es posible para nuevas empresas y cadenas la operación de farmacias en el país.[19]

El Ministerio de Salud y Servicios Sociales es el responsable de los cuidados médicos, la salud pública, la seguridad social y los aspectos sociales. Tres principios son los que rigen al sistema de salud en el país, a saber:

  • la dignidad humana, de manera que, sin importar el estatus que tenga la persona en la comunidad, tiene los mismos derechos que los demás;
  • necesidad y solidaridad, lo que significa que quienes tiene más necesidad son quienes tienen preferencia en recibir atención; y
  • relación costo-beneficio, que implica que, si se toma una decisión, se deben medir los costos en función de la mejoría en la salud y la calidad de vida.[20]

Existen siete hospitales universitarios, todos ellos públicos y 70 hospitales comunitarios administrados por las regiones. También hay seis hospitales privados de los que tres no tienen fines lucrativos. Los hospitales universitarios cuentan con los mayores avances tecnológicos, ello en aras de favorecer la investigación y el desarrollo y para el aprovisionamiento de servicios de calidad.[21]

Suecia es una potencia en investigación científica y tecnológica de punta. El país tiene 32 galardonados con premios Nobel, de los que dos corresponden a economía, ocho a literatura, cinco a paz, cinco a química, cuatro a física, y ocho a fisiología o medicina. El Karolinska Institutet, fundado en 1810 por el rey Carlos XIII nació como centro académico para capacitar al personal médico militar. En la guerra de Finlandia contra Rusia, uno de cada tres soldados heridos moría en los hospitales, lo que evidenció la importancia de contar con médicos debidamente capacitados para que Suecia estuviera mejor preparada de cara a futuras guerras. Con el tiempo, se convirtió en la institución líder en medicina del país y en su testamento, en 1895, Alfredo Nobel otorgó al Karolinska Institutet el derecho a seleccionar a los galardonados en medicina y fisiología.[22]

 Suecia y el coronavirus

El primer caso de una persona con SARSCoV2 en Suecia, fue el de una mujer en Jönköping que había vuelto de Wuhan, en la República Popular China (RP China) el 31 de enero. La persona fue aislada y no se registraron más contagios. El segundo caso se confirmó el 26 de febrero luego de que un hombre que volvió al país de un viaje al norte de Italia presentó los síntomas. Es importante recordar que muchos suecos escapan del invierno y viajan al sur de Europa donde las temperaturas son menos extremas, para vacacionar. Se cree que un millón de suecos (aproximadamente el 10 por ciento de la población del país) viajaron al extranjero entre febrero y marzo, muchos de ellos a la Europa mediterránea, en ese momento epicentro mundial de la pandemia.[23]

En el momento de escribir estas líneas, Suecia es el país más golpeado de toda la Europa nórdica por el SARSCoV2 con 79 395 casos confirmados y 5 700 defunciones, lo que arroja una tasa de letalidad de 7. 17, la más alta del norte de Europa como se puede corroborar en el cuadro 2.

¿Por qué un país que tiene un sólido sistema de salud pública, una seguridad social consolidada y altos niveles educativos se ha visto tan diezmado por la pandemia? Cada país es y su circunstancia. En Suecia, al igual que en los estados vecinos, no se apostó por el confinamiento a ultranza. Las medidas decretadas por las autoridades de esas naciones fueron relajadas. Claro que Suecia fue más permisiva al mantener abiertos bares, escuelas, gimnasios, restaurantes y lugares públicos, sugiriendo a los trabajadores que trabajaran desde casa “si podían hacerlo.” Las autoridades no sugirieron usar cubrebocas. Creyeron también que en la medida en que se produjeran contagios y las personas produjeran anticuerpos -quienes sobrevivieran, claro está- desarrollarían la tan publicitada inmunidad de rebaño. Es una visión un tanto darwinista que colocó a los sectores más vulnerables a merced de la enfermedad.

El problema es que la soledad de esa sociedad, sumada a la percepción de que el sistema de atención, especialmente a los adultos mayores, funcionaba al mantenerlos literalmente en una suerte de confinamiento social desde antes de que irrumpiera la pandemia, fue equivocada. Como se puede observar en el gráfico 8, los grupos de edad más golpeados por el SARSCoV2 son las personas mayores de 70 años, donde se ubica el 90 por ciento de las defunciones. Más lamentable es saber que la mitad de quienes han muerto residían en asilos, en tanto la cuarta parte era atendida a domicilio.[24]

Anders Tegnell, el epidemiólogo sueco que lideró la estrategia nacional para enfrentar el SARSCoV2, aceptó que se equivocó. Según él, el que los ancianos suecos residieran solos o en asilos, también en aislamiento, podría mitigar los contagios a diferencia de lo visto en Italia, donde la propagación se produjo porque la cercanía y la convivencia entre ellos era cotidiana.[25] Aparentemente su decisión se basó, primero, en evitar una sobrecarga del sistema de salud y, por otro lado, reducir los impactos económicos de medidas que pudieran paralizar el empleo, los servicios y el comercio.[26]

Como se puede constatar en el gráfico 9, el precio que Suecia ha debido pagar por estas decisiones es muy alto. Para los especialistas, los errores del país nórdico incluyen una respuesta tardía y no haber aplicado la cuarentena, máxime cuando tantos suecos regresarían al país tras el spring break de países severamente golpeados por la enfermedad. Suecia se ha distinguido por aplicar pruebas. De hecho, al día de hoy ha realizado 751 213. Sin embargo, el SARCoV2 ha tenido un fuerte impacto en las comunidades migrantes, muchas de ellas más gregarias y, por lo mismo, más vulnerables a contagios.[27] Sin duda ello abonó a la propagación de la enfermedad. Finalmente, el otro error, ampliamente comentado, fue el abandono de los ancianos en los asilos previo y durante la pandemia. El propio Primer Ministro Stefan Löfven admite los errores cometidos y la poca preparación ante la enfermedad.[28]

www.focusonmore.com

Para un país que ha apostado a la reingeniería social sobre la base de la individualidad y la supuesta tutela del Estado como proveedor de seguridad social, lo sucedido de cara al SARSCoV2, es un enorme fracaso. Es deseable que esta crisis lleve a que el país se reinvente y repiense no sólo a su sistema de salud, dado que hay un profunda crisis social que la pandemia sólo ha venido a poner en evidencia. Así, en Suecia, el SARSCoV2 ha mostrado que los ricos también se equivocan.


[1] Statistics Sweden (May 2020), Population Statistics, Stockholm, SBS, disponible en https://www.scb.se/en/finding-statistics/statistics-by-subject-area/population/population-composition/population-statistics/

[2] Klaus Schwab (2020), World Competitiveness Report 2020, Geneva, World Economic Forum, p. xiii, disponible en http://www3.weforum.org/docs/WEF_TheGlobalCompetitivenessReport2019.pdf

[3] The Heritage Foundation (2020), 2020 Index of Economic Freedom, Washington D. C. The Heritage Foundation, disponible en https://www.heritage.org/index/country/sweden

[4] Transparency International (2019), Corruption perception Index 2017, Berlin, Transparency International, disponible en https://www.transparency.org/en/cpi/2019/results/sweden

[5] Institute for Economics and Peace (2020), Global Peace Index 2020. Measuring Peace in a Complex World, Sydney, Institute for Economics and Peace, disponible en http://visionofhumanity.org/indexes/global-peace-index/

[6] Elizabeth Bauer (August 9, 2019), “Is Sweden Our Fertility Boosting Role Model?”, en Forbes, disponible en https://www.forbes.com/sites/ebauer/2019/08/09/is-sweden-our-fertility-boosting-role-model/#11d4764d13cb

[7] Swedish Institute (2019), Elderly care in Sweden, disponible en https://sweden.se/society/elderly-care-in-sweden/#:~:text=Of%20Sweden’s%2010%20million%20inhabitants,Swedes%20born%20in%20the%201940s.

[8] Socialstyrelsen (24/10/2018), Statistics on Causes of Death 2017, Stockholm, disponible en https://www.socialstyrelsen.se/globalassets/sharepoint-dokument/artikelkatalog/statistik/2018-10-18.pdf

[9] Nancy Bazilchuck ((12 March 2019), “Older Swedes drink more -and are more prompt to accidents, disease”, en ScienceNordic, disponible en https://sciencenordic.com/alcohol-forskningno-health/older-swedes-drink-more–and-are-more-prone-to-accidents-disease/1553735

[10] Ania Zylbersztejn, Ruth Gilbert, Anders Hjern, Linda Wiljaars y Pia Hardelid (May 3, 2018), “Child mortality in England compared with Sweden: a birth cohort study”, en The Lancet, Volume 391, Number 10134, disponible en https://www.thelancet.com/journals/lanchi/article/PIIS0140-6736(18)30670-6/fulltext

[11] Jacopo Pasotti (9 de noviembre 2016), “El camino de los sami hacia el cambio”, en El País, disponible en https://elpais.com/elpais/2016/11/08/planeta_futuro/1478645606_387556.html

[12] Chsritian Jakob Burmeister Hicks y Ánde Sonby (2010), “Respuesta de los sami a la pobreza en los países nórdicos”, en Alberto D. Cidamamore, Robyn Eversole yJohn-Andrew McNeish (editores), Pueblos indígenas y pobreza: enfoques multidisciplinarios, Buenos Aires, CLACSO, disponible en http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/clacso-crop/20100620074634/10Hicksetal.pdf

[13] Maddy Savage (12 de octubre 2019), “Por qué tantos jóvenes en Suecia viven solos (y qué consecuencias tiene esta tendencia), en BBC News Mundo, disponible en https://www.bbc.com/mundo/vert-cap-49861914

[14] Verónica Palomo (27 de mayo 2017), “La perfección nórdica es  mentira: soledad, alcohol y antidepresivos”, en El País, disponible en https://elpais.com/elpais/2017/05/24/fotorrelato/1495615590_126816.html#foto_gal_1

[15] Benegas y Blanco (18 de marzo, 2018), “Suecia y el suicidio social: la sutil pero temible revolución”, en Disidentia, disponible en https://disidentia.com/suecia-suicidio-social-sutil-temible-revolucion/

[16] Anna H. Glendarg (June 5 2020), International Healthcare Systems Profiles. Sweden, The Commonwealth Fund, disponible en https://www.commonwealthfund.org/international-health-policy-center/countries/sweden

[17] OECD (2018), State of Health in the EU. Sweden. Country Health profile 2017, Paris, OECD, disponible en https://www.euro.who.int/__data/assets/pdf_file/0012/355998/Health-Profile-Sweden-Eng.pdf?ua=1

[18] Anna H. Glendarg Ibid.

[19] World Health Organization (February 2017), The Health Systems and Policy Monitors. Sweden, Geneva, disponible en https://www.who.int/health-laws/countries/swe-en.pdf

[20] Anna H. Glendarg, Ibid.

[21] Ibid.

[22] Karolisnka Institute (s/f), KI through the Centuries. The 19th Century: from karl XIII to Alfred Nobel, disponible en https://ki.se/en/about/ki-through-the-centuries

[23] Deepa Bharathn (May 10, 2020), “10 Taweaway’s from Sweden’s controversial approach to the coronavirus pandemic”, en The Orange County Register, disponible en https://www.ocregister.com/2020/05/10/10-takeaways-from-swedens-controversial-approach-to-the-coronavirus-pandemic/

[24] El Mundo (24 de junio 2020), “Suecia reconoce que las cifras de muertos por coronavirus son “terribles”: “Nos equivocamos””, disponible en https://www.elmundo.es/internacional/2020/06/24/5ef37bdc21efa0d05d8b457a.html

[25] Europa Press (24 de junio de 2020), “El principal epidemiólogo sueco admite que subestimó el efecto de la pandemia en residencias”, disponible en https://www.europapress.es/internacional/noticia-principal-epidemiologo-sueco-admite-subestimo-impacto-pandemia-residencias-20200624160235.html

[26] Norberto Paredes (28 de marzo 2020), “Coronavirus: la “arriesgada” apuesta de Suecia de luchar contra el covid-19 protegiendo la economía y la libertad ciudadana”, en BBC News Mundo, disponible en https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-52049694

[27] Deepa Bharath, Ibid.

[28] DW (12/04/2020), “Suecia no hizo lo suficiente durante la pandemia de coronavirus, admitió el Primer Ministro”, disponible en https://www.dw.com/es/suecia-no-hizo-lo-suficiente-durante-la-pandemia-de-coronavirus-admiti%C3%B3-el-primer-ministro/a-53098975

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password