Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

S&P, alerta que urge atender

Que a México le bajen la calificación soberana en su deuda, desde luego es mala noticia. Las agencias calificadoras impactan en la decisión de los inversionistas, que ahora ven con más riesgo tomar la deuda del gobierno mexicano, y por lo tanto le exigirán un premio mayor para tomar su papel.

La agencia Standard & Poor’s es la primera en bajar su calificación soberana a México. La baja de una BBB+ a una BBB en moneda extranjera, y de una A- a una BBB+ en moneda local. México no pierde el grado de inversión, pero sí es una llamada de atención de lo que puede venir: más reducciones. Es una llamada de alerta para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

PEMEX Y CONFIANZA DEL SECTOR PRIVADO

México sufre un choque externo terrible, porque no sólo es la crisis mundial del coronavirus que golpea a México por vía doble: cadenas de proveeduría y menor demanda de su principal socio comercial, Estados Unidos. Se adereza con el choque del crudo, donde México al ser país petrolero sufre las mermas en sus ingresos y los de Pemex.

Standard & Poor´s pone el dedo en la llaga para el gobierno de López Obrador, en Pemex, y en la falta de confianza del sector privado para invertir.

Y advierte: pueden venir más bajas en la calificación en los próximos 12 o 24 meses.

“La perspectiva es negativa, lo que indica los riesgos de otra baja de calificación durante los siguientes 12 a 24 meses, como resultado de una ejecución de políticas irregular o no efectiva; el potencial debilitamiento de las finanzas públicas, debido al difícil balance entre sostener el crecimiento del PIB dada la baja base tributaria no petrolera del país y la rigidez en el gasto, y la creciente presión sobre Pemex, un potencial pasivo contingente para el soberano”.

El dedo en la llaga: Pemex y ejecución de políticas irregulares o no efectivas, donde para nadie es un secreto que Pemex sigue siendo una empresa con grandes deudas y pasivos que pesan en las finanzas públicas, pero también que urge una política de certeza para las inversiones privadas, y no “consultas populares” con 3% del padrón que derrumben inversiones de 900 millones de dólares.

BBVA, SCOTIABANK Y ABM POR PAGOS DIFERIDOS

Todo comenzó con una circular enviada por Juan Carlos Jiménez, director de la Asociación de Bancos de México, a Juan Carlos Graf, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la CNBV. Los bancos, liderados por Luis Niño de Rivera, querían diferir y lograr renegociaciones con sus clientes en créditos hipotecarios, tarjetas, préstamos para pymes, créditos automotrices. Empezaron HSBC y Banorte. Le han seguido BBVA, el banco más grande del sistema, y Scotiabank.Este tipo de programas de ayuda para enfrentar la crisis del coronavirus tiene el total apoyo del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien confirmó que las autoridades facilitarían la regulación de los bancos y las facilidades a cuentahabientes.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 27 de marzo de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password