Cinque Terre

Javier Solórzano

Se viene la abrogación

Por más imprecisiones y críticas que merezca la “mal llamada” Reforma Educativa, no tiene sentido ni lógica que se le desaparezca de cabo a rabo y que no quede de ella ni una coma.

La semana que entra se va a abrogar la reforma. Este asunto ha sido uno de los caballitos de batalla del entonces candidato. Ya en Palacio Nacional lo ha ratificado, con particular vehemencia y su respectivo sarcasmo.

Lo que está por verse es si desaparecer la Reforma Educativa tiene que ver con la alianza que ha hecho AMLO con los maestros de la CNTE, o si tiene que ver con un sesudo y profundo análisis sobre la misma.

En todo esto puso su parte el gobierno de Peña Nieto, el cual materialmente se escondió a lo largo de estos últimos cinco meses, no se atrevieron a salir al paso y explicar lo que hicieron, lo hubieran hecho al menos para defender su propio trabajo y, suponemos también, por el valor, la dignidad y la convicción con que presumen que lo hicieron. En algún sentido el desenlace ha llegado a ser penoso. El día de la toma de posesión de López Obrador, Peña Nieto materialmente no sabía dónde meter la cara, lo zarandearon y lo evidenciaron junto a su pasado, al cual está íntimamente ligado y al que se debe.

Con excepción de Otto Granados y Enrique de la Madrid, Educación y Turismo, nadie del gabinete salió en defensa del sexenio, y lo más cuestionable es que tampoco lo hicieron por ellos mismos.

El deterioro del sexenio de Peña Nieto pasó por la falta de convicciones. Durante todo el sexenio se la pasaron publicitando y ponderando lo que estaban haciendo, para lo cual invirtieron fuertes cantidades de dinero en medios de comunicación afines, para que a la llegada del nuevo gobierno pareciera que se escondían.

Todo lo que se ha dicho sobre el gobierno de Peña Nieto adquiere sentido hoy más que nunca. Tienen razón quienes lo fustigan, señalan y colocan en el banquillo. Se lo ha ganado, lo que termina siendo más delicado es que todo indica que lo han asumido, no han metido ni las manos.

El caso de la Reforma Educativa es de los más significativos. Se dijo que era el gran proyecto del sexenio porque se “estaban sentando las bases de un cambio profundo en la educación del país”.

En las consultas nacionales que hicieron para la creación de la reforma, participaron cerca de 300 mil personas, entre maestros, estudiantes, especialistas, —nacionales y extranjeros—, investigadores, padres de familia, autoridades escolares.

Lo que se planteó en los foros tuvo su dosis catártica, debido a que durante mucho tiempo no se había discutido de esta manera lo que es de todos y compete a todos, la educación.

No se puede tirar a la basura lo que se hizo. Lo que sí es una obligación y una necesidad para lo que viene, es hacer una revisión del documento que dio lugar a la reforma y analizar para distinguir lo que vale y lo que no.

Hemos insistido en que no creemos que no pueda ser posible que en todo el proceso, el cual duró al menos tres años, no haya nada rescatable y de valor para lo que ahora están buscando.

Para la creación de la “mal llamada” se llevó a efecto una movilización nacional. Se celebraron foros en ciudades estratégicas del país, tanto en lo que corresponde a su ubicación geográfica como el peso que tiene en materia educativa.

Ya se viene la semana de la inevitable abrogación que se ve que además andan gozando.

Antes de que entren en la euforia, échenle una mirada seria y profesional a la “mal llamada”, no todo está para no dejarle ni una coma y no todo son las criticadas, con razón, evaluaciones.

RESQUICIOS.

Por lo general, los aliados de los gobiernos ponen la mejor de las caras y ofrecen, con todo y fiesta de por medio, el mejor de los mundos. Luego viene la terca realidad y la defensa de sus intereses. No es extraño ver a personajes de empresas aliadas como funcionarios de gobierno. Pareciera que TVAzteca lo sabe, se ofrece, le creen y avanza.


Este artículo fue publicado en La Razón el 7 de diciembre de 2018, agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password