Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Salario mínimo y cómo dejar línea de pobreza

El debate sobre el salario mínimo fue lanzado por Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno capitalino.


Daba un razonamiento sólido: el salario mínimo está por debajo de la línea de pobreza alimentaria. En otras palabras, pagando el salario mínimo se garantizaba mantener a la población en la pobreza. Inadmisible en términos de equidad. Inadmisible, porque se necesita tener trabajadores formales con capacidad de compra para generar un mercado interno.


DESPUÉS DE MANCERA, VINO LA DE PEÑA


Después de que la Ciudad de México logró desindizar su salario mínimo, quitándole todas las amarras de multas, recargos, créditos hipotecarios.


El gobierno de Peña, en particular Luis Videgaray, secretario de Hacienda, planteó hacer lo mismo a nivel federal. Ayer fue aprobada por unanimidad en la Cámara de Diputados la desindización del salario mínimo. Ahora pasará a los congresos estatales para su ratificación.


Es la primera modificación del marco legal de los salarios mínimos en 37 años. Sobra decir que las crisis han deteriorado el valor adquisitivo del salario real mínimo en más de 70% en los últimos 30 años.


CUIDADO CON SINDICATOS


La recuperación del valor adquisitivo del salario mínimo no se puede hacer de la noche a la mañana.


En la Ciudad de México iniciaron con compras de gobierno, donde el gobierno capitalino sólo les compra a los proveedores que muestren tener trabajadores que ganan más del mínimo.


A nivel federal deberá cuidarse que los sindicatos no utilicen el aumento de los salarios mínimos para pedir porcentajes iguales, pues no son compatibles unos (salarios mínimos) con otros (salarios contractuales).


La propuesta de Lorenzo Servitje, presidente honorario de Bimbo, era interesante: que los sindicatos no aumenten su salario en el mismo porcentaje, sino en términos nominales, o vía productividad.


CONASAMI A CAMBIAR; TRABAJO UNIFICÓ


Lo que sigue va a ser interesante. La Conasami, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, deberá cambiar toda su óptica.


No podrá seguir viendo el aumento de los salarios mínimos como un combate inflacionario, o como un ancla para las multas y recargos. Deberá verlo como lo que es: una política laboral donde un trabajador formal, de verdad, gane un salario para vivir por encima de la línea de la pobreza.


Ahí también deberemos ver al secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, activo en una política salarial nueva. Fue una bocanada de oxígeno ver la unificación del salario mínimo a nivel nacional, y esa sí fue impulsada por el gobierno federal. Falta ver cómo van a venir aumentos graduales, que sumados a la baja inflación deberán convertirse en aumentos reales de la capacidad de compra del salario mínimo.


FICREA: ¿TODOS PAGAMOS?


El caso Ficrea ha sido lamentable. En el momento que las personas depositaban su dinero, jamás se les mencionó que tendrían sólo 130 mil pesos asegurados por ser una financiera popular (los bancos tienen como seguro de depósito más de dos millones de pesos).


Sin embargo, lo que siguió también fue extraño. El juez Octavo de Distrito en Materia Administrativa del DF notificó a la CNBV que debe restituir a un grupo de ahorradores sus depósitos más intereses, con “recursos presupuestales”. Es inconcebible.


Cuando una entidad financiera quiebra, a los ahorradores se les paga el seguro de depósito, y en lugar de vender los activos de la entidad, se les reparte si todavía no se les ha pagado la totalidad de su depósito.


Pero no se utiliza dinero público, que es de todos, para pagar a un ahorrador privado. Sería curioso: cuando es ganancia, es ganancia privada, pero cuando es pérdida, es pérdida pública. En lo dicho: se necesitan jueces especializados que sí conozcan al sistema financiero y las leyes en la materia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password