Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

Ricardo Anaya es un desperdicio para el PAN

Ricardo Anaya es el AMLO del PAN. En medio año que lleva como dirigente nacional, usó los tiempos oficiales del blanquiazul en medios electrónicos para promocionarse a sí mismo como candidato presidencial en 2018, en lugar de compartirlos con miembros de su partido.


El Golden Boy panista se agandalló los 261 mil 385 spots. Ha divulgado exclusivamente su imagen en las dos mil 500 estaciones de radio y televisión que funcionan en México: 130 mil 692 horas con 50 segundos. Un ritmo demencial de 45 spots por hora.


¿Que AMLO lo hace más? Es cierto. El dueño de Morena ha sido visto y escuchado un millón 55 mil veces en radio y TV. Sin embargo, Anaya, a diferencia de éste, es un político de salón: sólo fomenta su figura desde los estudios; mientras que AMLO recorre el país de arriba abajo.


AMLO se apropia igual que Anaya de los espacios oficiales de su partido, pero es el único político que ha recorrido tres veces los dos mil 457 municipios del país, más un número incontable de ocasiones las 16 delegaciones del DF. Se afloja en terracería, pues.


Por eso es conocido por más del 90 por ciento de los mexicanos. En cambio, Anaya es desconocido por el 64 por ciento de los electores de México, según la más reciente encuesta publicada por Alejandro Moreno en El Financiero.


Así que Anaya lo único que hace es dañar a compañeros de partido que tienen más posibilidades de avanzar, y hasta les corta el paso impidiéndoles utilizar los tiempos oficiales que, al menos en el aspecto ético, deben ser compartidos entre todos los militantes.


Pero Anaya es tan malo que ni de esa manera puede superar en las encuestas, por ejemplo, a Margarita Zavala, que jamás apareció en un spot y a quien el propio Anaya le escamoteó la posibilidad de obtener una diputación plurinominal en 2015.


En el sondeo de El Financiero, Zavala supera a Anaya dos a uno. El dirigente nacional tiene 13 por ciento de aceptación en población abierta y 24 por ciento entre panistas. En tanto, ella cuenta con 29 por ciento en población abierta y 40 por ciento entre militantes.


Sin embargo, posee todo el derecho a pretender la candidatura del PAN en 2018, aun con el poco talento que proyecta como posible candidato. Porque ¿qué es si no falta de talento el hecho de que sólo lo conozca 36 por ciento de los mexicanos si se escucha y ve en radio y TV 45 veces por hora?


Tiene todo el derecho, pero no debe usar los espacios de propaganda del partido.


Porque está convirtiendo al PAN en lo mismo que Morena.



Este artículo fue publicado en La Razón el 08 de Marzo de 2016, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password