Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

¿Quién quiere ser candidato de ese PRD?

Miguel Mancera está en lo correcto al pensar que no es momento para afiliarse al PRD. Y no porque esté comprometido con su trabajo como Jefe de Gobierno, sino porque ese partido (y la izquierda en general) se encuentra en proceso de liquidación.

En nueve años los partidos de izquierda en la Cámara de Diputados perdieron 38 curules y casi ocho por ciento de representación; mientras el PRI y sus aliados ganaron en el mismo periodo 128 diputaciones, y casi el 26 por ciento del total de curules.

Y su ideología está diluida: AMLO, que lleva 15 años en campaña presidencial, agrupa a parte de la derecha y a la Iglesia, y desplazó en sus propuestas estandartes de izquierda como los derechos al aborto y a las bodas de personas del mismo sexo.

“Eso del aborto y las uniones gay lo considero como algo no tan importante”, aseguró AMLO el 11 de junio al programa El Weso, de W Radio. Enseguida, la Iglesia se congratuló:

-“Obrador siempre ha sido muy conservador, aplaudimos que defienda los valores sobre los que se debe basar una sociedad sana y correcta. Cuando fue Jefe de Gobierno, la Iglesia mantuvo una magnífica relación con él”.

Hasta un ex asesor de AMLO y opositor al aborto, Pedro Arellano, acaba de asumir la conducción editorial del semanario de la Arquidiócesis de México, que reprueba la legalización de la interrupción del embarazo y el derecho de homosexuales a casarse y adoptar niños.

Así que Mancera hace bien al considerar que sólo sería candidato del PRD si éste plantea una transformación para acercarse a la ciudadanía y que ésta participe de manera directa en todas las transformaciones del país. Le faltó agregar que el PRD tiene que crecer más electoralmente.

Porque en las intermedias del pasado 7 de junio fue el gran perdedor: su votación se redujo en 300 mil sufragios respecto a la elección intermedia pasada, pues de 12.20 por ciento pasó a 10.83 y tendrá 56 curules en la Cámara de Diputados.

Además, Morena le quitó en el DF cinco delegaciones: Cuauhtémoc, Tlalpan, Azcapotzalco, Xochimilco y Tláhuac; el PAN Miguel Hidalgo y el PRI Magdalena Contreras y Milpa Alta, porque se quedó únicamente con seis de 14 que gobernaba.

En realidad, a la izquierda mexicana le irá bien hasta que sus políticos entiendan que su ideología consiste en defender a la sociedad, la libertad con igualdad, la justicia, el Estado, la colaboración, la participación, la solidaridad y la regulación.

Su personaje más exitoso desde el 2000, AMLO, no lo tiene claro: es un viejo priista con una muy elástica manera de pensar.

Mancera sí lo tiene claro: falta que el PRD se lo gane.


Este artículo fue publicado en La Razón el 22 de Junio de 2015, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password