Cinque Terre

Armando Reyes Vigueras

[email protected]

Periodista

Publicidad oficial, propaganda y aprobación

Algunos datos muestran en toda su dimensión la manera en que ha operado la estrategia propagandística del actual gobierno federal. Bajo el disfraz de una austeridad que no es tal, se escondió la táctica para debilitar a medios que se consideraban críticos y controlar a los demás, entendiendo la dependencia que éstos tienen de la publicidad oficial.

Primero, tenemos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió el amparo promovido por Artículo 19 el pasado 21 de septiembre en contra de la Ley de General de Comunicación Social expedida en 2018, para que se reformara antes de la finalización del periodo ordinario de sesiones el pasado 15 de diciembre, algo que no ocurrió por convenir a los intereses del actual gobierno.

“Es necesario subrayar que la publicidad oficial no fue únicamente una herramienta para materializar el derecho a saber de la sociedad, sino por el contrario, se convirtió en un mecanismo imperceptible, muy efectivo, para restringir el libre flujo de ideas e información. Paradójicamente, la herramienta para comunicar ha servido también para censurar”, recordó en su colaboración del 19 de diciembre anterior en Siempre el investigador Javier Esteinou Madrid.

En este contexto hay que considerar lo que escribió en su obra Las Trampas de la Publicidad Oficial Jaime Cárdenas Gracias: “la publicidad oficial no debe ser utilizada para la estigmatización de sectores opositores o críticos del gobierno; deben existir criterios de distribución de la pauta estatal, y se deben establecer procedimientos que reduzcan la discrecionalidad en las asignaciones”.

Cuartoscuro

Segundo, y muy aparejado al tema que comentamos, la televisión ha decidido jugar a favor del presidente. Raúl Trejo Delarbre en su columna semanal de Crónica señala que “a pesar de que los encasilla como si todos fueran adversarios suyos, la mayor parte de los medios respalda al presidente López Obrador. Entre ellos hay contrastes. ‘Los medios’ de comunicación no son una amalgama de emisores que ofrece contenidos homogéneos. Políticas editoriales, intereses empresariales, simpatías de los periodistas y la búsqueda de públicos específicos, propician desempeños muy variados. Presiones y amenazas del gobierno, o el simple temor a disgustar al presidente, han mellado el filo analítico de numerosos espacios e informadores. Algunos mantienen posiciones críticas en el análisis, pero cuando difunden noticias sobre lo que hace y dice el presidente lo hacen sin contexto e incluso con abierto respaldo. Así sucede en la televisión”.

Tercero, como bien apunta en Twitter el director de esta plataforma digital, Marco Levario Turcott, el diario La Jornada ha recibido del actual gobierno federal en lo que va del sexenio más de 539 millones de pesos, “la cuarta parte de lo que necesita el INE para la revocación de mandato”, en tanto que otros medios fueron obligados a recortar personal por la reducción de publicidad oficial y la negativa a reformar la Ley General de Comunicación Social de parte del Poder Legislativo controlado por el partido oficial.

Claro que las televisoras junto con el periódico mencionado en el párrafo anterior han sido los grandes beneficiarios de un presupuesto que se presumió al inicio de la actual administración iba a ser austero, aunque en realidad lo que se hizo fue disfrazar los premios a los medios aliados y casi aniquilar a los que ejercieran la crítica.

Estos datos ayudan a entender el porcentaje de aprobación del gobierno de López Obrador, 65.7% de acuerdo a Consulta Mitofsky el 19 de diciembre de 2021, pese a que no cuenta con logros que presumir.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password