Cinque Terre

Carlos Urdiales

[email protected]

PRI: Candados, visión y misión imposible

Con más discursos que debates, inició la XXII Asamblea Nacional del PRI. Las propuestas vendrán el sábado a la capital, desde cinco mesas de trabajo montadas en diversos enclaves priistas.

Sobre estatutos y método de selección de candidatos, en Campeche trabajan bajo la siguiente premisa: ¿Cómo fortalecer la gobernabilidad interna y la competitividad electoral, reconociendo a la militancia (pero) con apertura a la sociedad, frente a la pluralidad política, exigencias y reclamos de la sociedad? Desde esa teórica-épica-batalla por abrir candados, se adelanta que los 10 años de militancia para aspirar a suspirar, se mantienen. Que el artículo 24 incorpora en la fracción IV, que simpatizantes no militantes, gozarán de sus derechos constitucionales y de los tratados sobre derechos humanos de los que es parte el Estado mexicano, (faltaba más). Votar y ser votados, pues.

La llave maestra oculta desde siempre en la Carta Magna, abrirá lo que haga falta. Los mismos mandamientos tricolores contemplan, como adelantó Manlio Fabio Beltrones, que en tratándose de alianzas y coaliciones, la falta de militancia exenta.

El predictamen convoca a “empoderar a los ciudadanos”. Por tanto, los candados y teorías sobre dedicatorias personalizadas, pierden vigencia.

Más importante aún, el presidencial derecho al dedazo, quedará intacto ya que los métodos de nominación van intactos, elección directa (dedazo), convención de delegados y/o comisión de candidaturas. Elección vía consulta a bases y seguidores, no transita.

Pero si Campeche es clave, Guadalajara es futuro. La mesa de visión y prospectiva, moderada por Jorge de la Vega Domínguez de 86 años, coordinada por Beltrones Rivera (ambos exlíderes nacionales), es donde se intenta condensar las visiones de los disímbolos sectores y movimientos priistas.

Ahora que si el esfuerzo por alinear la perspectiva de líderes sindicales, populares, campesinos y cuadros de alto perfil académico, no fructifica, no importa. Nadie, ni los mismos priistas, creen eso del ilustre Jesús Reyes Heroles (cuyo nombre llevará un remozado instituto de capacitación interna), reeditada por Enrique Ochoa, “primero el programa, después el hombre”. Bien saben que será en torno al personaje que Peña Nieto escoja, donde lo demás se acomodará, como siempre. Amor a las formas por encima de los fondos, usos, costumbres y grandilocuentes simulaciones, no modifican el ADN tricolor.

Y si en Guadalajara se discute la visión, en Mazatlán se mira la perdición. Rendición de cuentas y ética. Talón de Aquiles de la fama pública tricolor, lastre que los hunde en encuestas. Penitencia vigente, recordatorios perennes de apellidos Granier, Duarte, Yarrington y más.

El PRI quiere ser y actuar como el partido de la legalidad, como el partido de la inclusión y como el partido de la responsabilidad ética. Menudo propósito. Allá en Sinaloa, tierra de capos y narcos, priistas cavilan sobre cómo quitarse lo percudido, la mugre y la peste. Mesa con subtítulo, “Misión imposible”.


Este artículo fue publicado en La Razón el 10 de agosto de 2017, agradecemos a Carlos Urdiales su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password