Cinque Terre

Nicolás Alvarado

[email protected]

Periodista

Por qué no me sumo a Frenaaa

No voté por Andrés Manuel López Obrador. No por su concepción binaria de una sociedad dividida en conservadores corruptos (sépase que no todos los conservadores son corruptos, ni todos los corruptos, conservadores, por no hablar de quienes no somos lo uno ni lo otro pero igual disentimos de su proyecto) y leales “a ciegas”. No por su reducción de la palabra “pueblo” (que de entrada disuelve toda identidad en una masa) a una parte de la sociedad (la que apoya su proyecto), y no por la concomitante obliteración de la noción de ciudadanía, noble constructo basado en la agencia política individual y corresponsable. No por su postulado de una soberanía popular asumida por encima del Estado de derecho y los derechos humanos (aquí el ejemplo más descollante y más a mano es del sometimiento de la impartición de justicia a consulta), y no por su rechazo a la argumentación, la deliberación, la negociación y el arbitraje en pro de un discurso de indignación que persigue la unanimidad y el pensamiento único (caben aquí sus mofas tanto a toda forma de oposición como a los medios e intelectuales que le son adversos). No por su vocación de concentración de poder, que va del hostigamiento a los órganos autónomos o su cooptación (su trato al INE y al INAI son ejemplo de lo primero, la situación que vive la CNDH de lo segundo) a la desaparición de instrumentos de financiamiento ajenos a la voluntad del Ejecutivo (los hoy tristemente famosos fideicomisos), a su control férreo del Poder Legislativo y creciente del Poder Judicial. Y no, en suma, por un proyecto que privilegia las creencias sobre la complejidad, los afectos sobre la razón, la voluntad de una persona sobre el ejercicio de la política y la buena administración pública.

CIUDAD DE MÉXICO, 05OCTUBRE2020.- Integrantes del Frente Nacional AntiAmlo extendieron su campamento tomando el resto de la plancha del Zócalo capitalino. FOTO :DANIEL AUGUSTO /CUARTOSCURO.COM

Justo por eso tampoco me sumo al Frente Nacional AntiAMLO (Frenaaa).

De entrada –y como muchos– no me defino en negativo: estoy a favor de la diversidad y la pluralidad, de la ciudadanía activa, del Estado de derecho, de los derechos humanos, de la prensa crítica, de los cuerpos colegiados, de las soluciones negociadas, del arbitraje de las instancias autónomas, del financiamiento público a proyectos de la sociedad civil, de la división de poderes, de las lecturas complejas de la política y la sociedad, del sistema de partidos, de una administración pública robusta, de la democracia. Y como creo en la democracia por sobre cualquier otro valor político, asumo que Andrés Manuel López Obrador es el presidente legítimo de los Estados Unidos Mexicanos, que tiene un compromiso con 30 millones de ciudadanos que votaron por él y con los demás que aceptamos el resultado de esa contienda y que, salvo traición a la patria o delito grave del orden común –supuestos en los que no cabe el mero mal gobierno–, debe terminar su periodo. Lo que es más: no creo en la revocación de mandato, mecanismo desestabilizador susceptible de generar una polarización aún más grave que la que lastra ya hoy a México. No voté por él. Quiero, sin embargo, que termine su mandato. Y quiero sujetarlo a la crítica, el diálogo y la rendición de cuentas necesarios para que lo haga lo mejor posible.

Ésas son mis razones principales –y más que suficientes– para no sumarme a Frenaaa. Pero hay más: no creo que gobierne México un dictador y no podría verlo más lejos del comunismo (si algo revela su política de austericidio de lo público es un liberalismo de mercado exacerbado). No oro, rezo ni doy alabanzas a mi Dios porque no lo tengo: soy un ciudadano laico y republicano. Y no creo que el momento de salir a la calle en orondo despliegue corporativo sea ninguno pero menos éste, cuando el país pierde vidas por una pandemia cuyo buen manejo conminaría a evitar las grandes concentraciones humanas. Más aún, Frenaaa (como López Obrador) concibe un pueblo unánime en su indignación; yo, una sociedad de ciudadanos.

¿Frenaaa? No, gracias. Acaso lentos, acaso solos, pero mejor avanzamos.


IG: nicolasalvaradolector

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password