Cinque Terre

Victor Virueña

[email protected]

Migrante, Abogado por la UNAM, Maestro en Leyes, Washington University.

Pobrismo contra liberalismo económico

Las buenas noticias no venden y menos en política; no importa que la renta individual sea quinientas veces más alta que hace doscientos años, que la paz y no la guerra sea la constante, que el internet sea el invento que ha democratizado el conocimiento y la información para toda la humanidad; el populismo alrededor del mundo gana gobiernos con la premisa de que los pobres deben tomar el poder arrebatando a los ricos lo acumulado y teniendo a un líder mesiánico al frente, un padre iluminado que guíe al pueblo y ponga límites a la capacidad de generación de riqueza individual en favor de los pobres, los que tienen el derecho de obtener lo necesario para vivir a cargo del Estado, aun cuando no existe nada gratis ya que las subvenciones se tienen que financiar con deuda pública o con impuestos.

En América Latina, con regímenes autoritarios como el cubano y el venezolano hasta el populismo llegado gracias a las urnas a México y recientemente Perú, hasta la España de Sánchez, el pobrismo se extiende rápidamente y amenaza a las libertades económicas y sociales, prometiendo igualdad a costa de terminar con la meritocracia y las libertades económicas.

Esta filosofía política ha sido identificada por Antonio Escohotado como el “pobrismo”, una doctrina que apareció desde el principio de la civilización, en contraposición al libre mercado. El recientemente fallecido filósofo español dedicó los últimos veinticinco años de su vida a escribir su obra magna  Los enemigos del comercio, en la que describe con erudición como los líderes populistas han tratado por todos los medios de apropiarse de la riqueza producida por otros y han engañado a sus pueblos para darles migajas a cambio de la “seguridad” de obtener algo de pan sin necesidad de trabajar.

Los enemigos del comercio es una obra gigantesca, sus casi cinco mil páginas están divididas en tres tomos, el ultimo publicado apenas unos meses antes de la pandemia. En el primer volumen, Escohotado describe la lucha entre las ideas libertarias en contra del absolutismo clerical-militar, de Atenas contra Esparta y como la primera ciudad floreció gracias al comercio y la segunda, envidiosa de las riquezas de su vecino, optó por asaltar y robar en una guerra de 50 años de la cual salió vencedora, acabando con la primera ciudad libre y democrática de Occidente pero de paso acabando con la civilización griega pues cuando los recursos apropiados se agotaron, los espartanos fueron incapaces de crear nueva riqueza y acabaron desmembrados por nuevos imperios como Roma,  otro imperio devorador de riquezas.

Roma, según Escohotado, fue hija de Esparta y sostuvo su economía no de generar riquezas a partir del comercio y la inventiva, sino del saqueo a las tierras conquistadas y de la esclavitud; los romanos acabaron con los pueblos de comerciantes como los cartagineses y expoliaron a las ricas civilizaciones de oriente; cuando la riqueza se acabó, sobrevivieron gracias a la economía esclavista y la rebelión de los pueblos subyugados determinó el fin del imperio; La nueva religión oficial, el cristianismo, ocupó el lugar central en occidente por los siguientes mil años, pero en lugar de libertad económica, el cristianismo primigenio con su mensaje de “cuanto peor, mejor” determinó que la riqueza era pecado y que solo la pobreza garantizaba la salvación.

La prohibición de cobrar intereses y la fijación de precios, redujo la creación de riqueza casi a cero por el siguiente milenio y no sería hasta que los templarios importaron de oriente el préstamo con intereses y el cheque al portador, convirtiéndose en los primeros banqueros de Europa y las ciudades-estado de Venecia y Génova reabrieron las rutas comerciales, fue cuando el dinero comenzó a circular de nuevo en occidente, trayendo no solo riqueza material, sino un nuevo concepto del arte, de la arquitectura y en general de una nueva filosofía de vida que tiene al hombre como centro del universo.

La invención de la letra de cambio y de la banca promovieron el comercio y la Reforma calvinista dotó al cristianismo de un nuevo cariz, pues el trabajo tomó el lugar como la vía para la salvación y la riqueza material como una bendición divina, lo que derivó en la primera Revolución Industrial y la creación del Capitalismo moderno. Adam Smith y ¨La riqueza de las naciones¨ y Rousseau y sus análisis económicos sobre los beneficios del trabajo pagado sobre el trabajo esclavo, son el culmen de las ideas ilustradas sobre los beneficios de la libertad económica y política que llevaría a Europa a su primer gran salto tecnológico y político.  Sin embargo, fue en la misma Francia donde el terror terminó con el sueño libertario y lo substituyó por el populismo autoritario del directorio y después por el imperio Napoleónico.

En el segundo volumen Escohotado explica como en Inglaterra las industrias se esparcieron por varias regiones y masas de campesinos llegaban a las ciudades en busca de un trabajo que los alejara de la vida de escasez y de privación, pero resultaron atrapadas en fábricas enormes con horarios de trabajo interminables y mal remunerados. Esta situación derivó en resentimientos sociales a los que Karl Marx llamó lucha de clases, dándole un papel fundamental en la historia de la humanidad al otorgarle el rol de motor de cambio histórico.

El comunismo se convirtió en una nueva religión que prometía la redención del proletariado y la destrucción de la clase dominante; sin embargo, las élites comunistas se sostuvieron gracias a la represión, al terror y el autoritarismo; El comunismo dio paso a la represión sin límite en la Unión Soviética donde murieron más de treinta millones de personas, en China el hambre mató a un número indeterminado de personas y en Europa del Este la economía retrocedió a niveles del siglo XIX.

El tercer volumen de ¨Los enemigos del comercio¨ se encarga de describir como el estado comunista siendo  único empleador resultó un fracaso ya que la innovación desapareció y la nula competencia provocó profundos agujeros en las economías comunistas, lo que derivó en el desmoronamiento del sistema dejando al capitalismo como la ideología vencedora, lo que provocó que muchos analistas como Fukuyama vieran el fin de la historia y dieran como ganador al liberalismo económico, el que según Escohotado ganó pero sin convencer, porque casi de inmediato surgieron nuevos discursos populistas en contra del neoliberalismo que en Europa y los Estados Unidos substituyeron las demandas obreras por discursos en favor del medio ambiente,  anti racistas o por la ideología de género.  El viejo populismo solo sobrevivió en Latino América, donde ha llegado al poder por medio de elecciones en Argentina, Venezuela, Brasil, Uruguay, Ecuador, México y recientemente en Perú.

La constante histórica que destaca Escohotado en su investigación que le tomó 25 años, es la de encontrar que cada vez que se producía un fenómeno generalizado de producción de riqueza, se activaba la movilidad social y con ello el rencor de cierta parte de la sociedad que lucha por hacerse de las riquezas de los demás y prefieren la pobreza generalizada antes que la riqueza y libertad económica. El fracaso del comunismo lo dejó en la lona por indefendible, pero el pobrismo se adueñó de sus banderas y ahora ha retomado fuerzas con nuevos dogmas que increíblemente han permeado en occidente a tal grado que muchos investigadores han sido expulsados de universidades, periodistas y comentaristas han perdido sus trabajos y cualquier comentario en redes sociales que cuestione los nuevos dogmas lleva a la casi inmediata cancelación y condena al ostracismo a los herejes.

“Escota” como le decían sus amigos, siempre fue políticamente incorrecto, se metió años al estudio y al uso de todo tipo de drogas y este hecho lo llevaría a la cárcel, donde terminó la ¨Historia general de las drogas¨, obra que le daría relevancia mundial y como el mismo admitía, una posición económica que le permitiría dedicarse al estudio y la investigación de tiempo completo. Según sus propias palabras,  trabajaba de lunes a domingo por doce horas diarias y apenas dejaba su estudio para dictar una conferencia o dar entrevistas; descubrió el internet hasta el 2015 y se maravilló con todo el potencial de conocimiento que tiene, pero se sorprendía que la mayoría de las personas lo usan solo para postear selfis y lamentarse de todo. Siendo la generación más rica y con mayor potencial en la historia de la humanidad, los jóvenes de menos de 30 años se quejan de todo y piensan que el pasado fue mejor, dice en su prólogo al libro El Rebaño de Jano García, que apenas se publicó en España el pasado mes de octubre.

El pobrismo es el mayor obstáculo para la innovación y el desarrollo, pero curiosamente parece estar ganando la discusión de lo público, calificativos como ser de derechas hoy equivalen casi a ser fascistas, no creer que el cambio climático está destruyendo al mundo es herejía y no seguir la ideología de género es igual a ser sexista-machista- heteropatriarcal, tener aspiraciones de escalar socialmente es detestable y la meritocracia en lugar de ser vista como el mejor camino que la humanidad ha inventado para la movilidad social, ahora los políticos populistas como López Obrador la califican de abominable y cualquier cuestionamiento a éstos dogmas es inmediatamente atacado por masas furibundas que se han auto erigido en la nueva inquisición.

En muchos países la epidemia de COVID-19 ha sido el pretexto perfecto para imponer medidas autoritarias y de control que cuentan con el apoyo popular, porque según los gobiernos son por nuestro bien, pero envuelven políticas contradictorias y sin base científica que solo buscan la consolidación del poder y la proliferación del miedo como la mejor vía de control de las masas.

En tiempos de internet y redes sociales, es difícil para muchos hacerse un espacio para leer una obra tan extensa, pero Los enemigos del comercio es una lectura imprescindible para entender al populismo actual y dotarse de herramientas intelectuales para dar la batalla cultural en favor de la libertades económicas y políticas. Escohotado fue una de las mentes más lucidas y que mejor divulgó los peligros del pobrismo y los beneficios de la innovación como la mejor vía de desarrollo para la humanidad.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password