Cinque Terre

José Antonio Crespo

[email protected]

Investigador del CIDE

El peor momento en las mejores manos

Un II Informe oficial (ha habido muchos otros informales) que se presenta en las condiciones más difíciles que presidente alguno hubiera presentado ante la crisis sanitaria y económica más grave en cien años. Pero al menos por ahora las cosas no le son tan adversas políticamente al presidente López Obrador. No ha manejado de la mejor manera posible la crisis sanitaria ni la económica que le es concomitante, según los expertos en cada ramo. Pero mucha gente no lo sabe, o no lo cree.

Es natural señalar que la pandemia no es en absoluto responsabilidad de AMLO, y a sus seguidores no les queda tan claro que haya habido un manejo inadecuado de los tiempos y las medidas tomadas, o los mensajes contradictorios y la minimización del problema durante semanas (y aún hasta ahora, al no realizar pruebas ni dar mayor importancia al uso del cubrebocas). El número de muertes sigue pensándose en clave relativa, por millón de habitantes, en donde México ocupa el lugar número once (que no es poca cosa, pero no es el tercero ni cuarto). De ahí que no haya sanción pública, o al menos no todavía, al gobierno, como sí lo ha habido respecto de Donald Trump (y de ahí el riesgo de que no sea reelecto, cuando antes de la pandemia iba sobre ruedas).

CIUDAD DE MÉXICO, 01SEPTIEMBRE2020.- Andrés Manuel López Obrador rindió su segundo informe de gobierno. FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

Y con la crisis económica pasa algo semejante; la gente reconoce el problema pero tampoco lo atribuye mayoritariamente a malas medidas que haya tomado el gobierno, como lo aseguran numerosos expertos (que el gran público obradorista no ve ni oye). También los demás países cruzan por situaciones semejantes. Ante lo cual se está dispuesto a creer la narrativa presidencial, según la cual pasó ya la pesadilla, que vamos de salida, y que la economía se está recuperando rápidamente. Incluso, en el Informe, López Obrador habló sólo de los problemas de la economía formal, dejando de lado la economía informal, de quienes ahí han perdido empleos e ingreso, y de los millones que engrosarán las filas de pobres y de pobres extremos. Esos no existieron en el mensaje. Pero sólo si los problemas persisten por varios meses, y empiezan a aparecer como desfavorables a México frente a los demás países, dicha percepción podría cambiar de manera abrupta. No por lo pronto.

En cambio, las encuestas reflejan todavía una elevada popularidad (58% en el promedio de ellas), y también que Morena podría obtener más o menos una votación (relativa) semejante a la de 2018; 40%. Lo que le brindaría de nuevo la mayoría absoluta de la que goza (junto con sus aliados). Pero la preocupación de AMLO es que las cosas empeoren de aquí al día de la elección; que no pare la pandemia, que continúen el número de fallecidos aceleradamente (como hasta ahora), y que la economía tarde más en recuperarse de lo que él pronostica. Entonces el escenario sí podría ser adverso a su partido.

Para lo cual, la estrategia que se impone es la de centrar el foco en la corrupción de los gobiernos recientes, del PRI y del PAN, y la heroica lucha de Morena por combatirla y erradicarla. En esa medida perderá importancia la dura situación presente, y la responsabilidad que podría adjudicarse en ella al gobierno. Mientras, siguen los fans de López Obrador creyendo que está en marcha una verdadera transformación histórica, pero que llevará más tiempo del deseable, y que se han cumplido cabalmente casi todos los 100 compromisos contraídos por el presidente, así la realidad lo contradiga en muchos de ellos. El gobierno decreta que para enfrentar el peor momento, estamos en las mejores manos. Y la mayoría le sigue creyendo.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password