Cinque Terre

Víctor Manuel Virueña

Abogado por la UNAM, emigró hace 11 años a Estados Unidos. Ha colaborado para diversos periódicos y revistas de ese país y es coautor del libro Democracia para el Cambio.

¿El peor debate de la historia?

La Universidad Case Western en Cleveland sirvió como escenario del “peor debate de la historia” como lo calificó Jonathan Karl, el experimentado comentarista político de la cadena estadounidense ABC; lo cierto es que se le fue de las manos al moderador Chris Wallance, quien no pudo hacer su trabajo y se vió rebasado por las múltiples interrupciones de Donald Trump y de Joe Biden.

El debate se centró en atacar al contrincante con todo y en ese campo el presidente Trump es un experto, pues Biden se reía nervioso y movía la cabeza negando las acusaciones de su contrincante; los únicos momentos donde se vió tambalear a Trump fue cuando se le cuestionó sobre el artículo del New York Times donde se reveló que el presidente sólo pagó 750 dólares en impuestos federales en 2018; el candidato republicano se recuperó rápidamente y alardeó sobre su inteligencia para usar los recovecos de la ley fiscal a su favor y sonriendo le espetó a Biden que él había aprobado la ley a lo que el demócrata contestó que de ganar la presidencia una de sus primeras acciones sería la de abolir “la ley Trump”.

EFE

Trump, quien es un bully consumado, le espetó a Biden que había sido el peor de su clase, que en 47 años trabajando en el gobierno no había hecho nada por el país y lo más hiriente para el demócrata fue cuando el presidente cuestionó los “tratos internacionales” de su hijo al recibir millones de dólares de la esposa del alcalde de Moscú y del gobierno Ucraniano a lo que un Biden desencajado solo gritó: ¿quieres hablar de familia? Podemos pasar la noche hablando de tu familia.

Otro certero golpe de Trump fue cuando se erigió como el candidato de la ley y el orden ante las protestas violentas que han cimbrado al país en los últimos meses, llamó a Biden a posicionarse al respecto a lo que tímidamente respondió que la autoridad comunitaria era lo mejor para el país.

El coronavirus, las relaciones con Rusia, la crisis económica y el fraude electoral fueron otros temas en que los candidatos prefirieron atacar al oponente que hacer propuestas de gobierno en caso de ganar las elecciones.

El episodio más comentado por todos los invitados a programas post-debate de las televisoras fue cuando Biden perdió la compostura y llamó “payaso” al presidente, aunque Trump ni siquiera se inmutó. Si Biden pretendía dar la imagen de un político serio y con visos de estadista se equivocó, incluso analistas demócratas consideraron este incidente como un error, pues con esa actitud cae en el juego de Trump.

A pesar de que el presidente Trump ganó la pelea, quedó muy lejos de un knockout y las encuestas de mañana dirán si le alcanza para remontar en unas elecciones que parecen perdidas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password