Cinque Terre

Fernando Dworak

[email protected]

Pasos en la dirección correcta

Para no perder la dimensión del problema: buena parte del triunfo de Morena en 2018 se debió a la incapacidad de partidos y grupos de interés por plantear una alternativa a las propuestas del hoy ejecutivo. Todos somos responsables de este estado y todos deberíamos responsabilizarnos de remontar. Para ello es indispensable la organización.

Aún cuando estén en crisis y posiblemente durará varios años, los partidos seguirán siendo necesarios para la articulación de la pluralidad en una democracia. Los institutos políticos que más rápido entiendan cuánto cambió la sociedad, construyan estructuras lo más horizontal posible y se renueven generacionalmente tendrán más posibilidades de sobrevivir.

Por lo pronto nos corresponde a los ciudadanos hacer algo, entendiendo que la clave no es tanto definir a qué nos oponemos ni las reacciones que nos despierta, sino construir a partir de lo que nos une. ¿Cómo hacer eso sin tener que recurrir a burlas, memes u ofensas?

De acuerdo con Steven Levitsky y Daniel Ziblatt en su libro Cómo mueren las democracias, un error común que cometen partidos y grupos ante líderes populistas es creer que se puede vencer al gobierno siguiendo sus tretas no solo porque abona a la división, sino que le puede dar la justificación para radicalizarse. Si es necesario reforzar e incluso restaurar las normas de convivencia mutua como la tolerancia y la contención mutua, el trabajo debe hacerse por otra vía.

¿Qué hacer? Los autores urgen a los grupos de oposición a usar los canales institucionales existentes: el congreso, los tribunales y las elecciones. De esa forma, la apuesta deja de ser la radicalización y puede reencauzarse a la preservación de las reglas y normas democráticas. Como ejemplo exitoso mencionan el mandato de Samper en Colombia: en vez de radicalizarse, partidos y sociedad civil recurrieron a estas instancias para contener los embates del ejecutivo.

¿Cómo estamos en México? Ciertamente el Congreso es mayoritariamente de Morena, por lo que solo se puede esperar que sea una contención para reformas a la Constitución Política. Sin embargo, se podrían presionar a los legisladores en lo individual en ciertos temas a través de la posibilidad de la reelección inmediata. Las elecciones de 2019 mostraron que Morena no es una maquinaria imparable en parte gracias a ese factor en algunos estados.

Sobre la vía de los tribunales, vemos cómo grupos como el colectivo #NoMásDerroches están dando pasos en la dirección correcta, al interponer amparos para primero detener los trabajos en Santa Lucía mientras no estuvieran listos todos los estudios pertinentes, y después la inundación de las obras del NAIM en tanto no se acreditasen las razones para su cancelación.

Hay algo que le da mayor mérito: son jóvenes estudiantes, pasantes o en los primeros años de su ejercicio profesional. Mientras unos esperan una beca y otros hacen maromas en redes sociales, los miembros del colectivo #NoMásDerroches no solo muestran los alcances que puede tener cada uno de nosotros si nos organizamos, sino pone en evidencia lo poco que hemos hecho quienes pertenecemos a generaciones anteriores.

Si todos somos responsables de esta situación, también lo somos de ser parte del cambio. A quien le sea posible donar al colectivo #NoMásDerroches, será un recurso bien usado. Hay otros grupos que están haciendo amparos sobre otros temas.

Pero la agenda no se agota aquí: falta construir una narrativa alterna al gobierno, si se desea superarlo. Urgen estrategias legislativos para presionar a los órganos legislativos en temas relevantes: son más vulnerables que antes si se hace efectiva la promesa de premiarlos o castigarlos en las siguientes elecciones. También es necesario aprender a comunicar. No todo mundo sirve para todas las cosas: cada quien puede hacer algo desde su ámbito, condición y especialidad.

Hagamos que este sexenio trate sobre el surgimiento de la ciudadanía en México, en vez de los chistes, ocurrencias y bandazos de una persona.


Este artículo fue publicado en Indicador Político el 20 de junio de 2019, agradecemos a Fernando Dworak su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password