Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Outsourcing sobrevive, pero especializado; más reparto de utilidades, aunque con tope

El presidente López Obrador dio a conocer, con una foto, que por fin sindicatos y 4T llegaban a varios acuerdos con los empresarios sobre el tema de la subcontratación y el reparto de utilidades. Y así se enviará una iniciativa al Congreso de la Unión.

La negociación fue dura. Por un lado, negociaron los sindicatos y Luisa María Alcalde (secretaria del Trabajo) y, por el otro, los empresarios. Fueron largas y extenuantes 83 reuniones, entre técnicas y ejecutivas. Y, al final, la 4T, junto con los sindicatos, se impusieron. Pero para los empresarios fue una derrota con sabor a triunfo: lograron moldear la iniciativa que prohibía totalmente la subcontratación.

Al final, los empresarios alcanzaron a poner un tope (no el que querían) al reparto de utilidades. Y también salvar la figura del outsourcing, pero sólo si es especializado.

ALCALDE Y HERNÁNDEZ JUÁREZ; SALAZAR, CERVANTES Y CAMPOS

Por el lado del gobierno negoció Luisa María Alcalde, la secretaría del Trabajo, quien mantuvo una postura firme. La avalaban los más duros en el sector sindical, como fueron Francisco Hernández Juárez, del Sindicato de Telefonistas, e Isaías González, de la CROC. Aunque también fueron participativos, pero con mayores propuestas, Pedro Haces, de la CATEM (quien defendió la postura laboral, pero con más propuestas) y, desde luego, la CTM.

El sector privado mantuvo un grupo compacto, aunque al último se tuvo que dividir ante tantas mesas. Por un lado, estuvo el Consejo Coordinador Empresarial, encabezado por Carlos Salazar, y por el otro, las activas confederaciones: Concamin (Francisco Cervantes) y Concanaco (José Manuel López Campos), que hicieron equipo con la patronal Coparmex (José Medina Mora) y el influyente Consejo Mexicano de Negocios (Antonio del Valle).

SUBCONTRATACIÓN ESPECIALIZADA, PADRÓN Y REPARTO DE 90 DÍAS

Al final, hubo un buen resultado, donde, en efecto, Alcalde y la 4T insistían en que había mucha simulación en la subcontratación: las empresas contrataban a sus trabajadores por fuera, como una empresa independiente, para no pagarles prestaciones sociales. O al final no pagaban reparto de utilidades, pues su contrato sólo duraba un año.

El lado inflexible de la 4T, que a nadie hubiera convenido, era desaparecer totalmente la subcontratación, cuando es una figura laboral que brinda flexibilidad en todas partes del mundo. En México, hay 4.6 millones de trabajadores en la subcontratación.

Al final, la subcontratación se mantiene para trabajos especializados, que no sean propiamente de la naturaleza de la empresa.

La empresa deberá registrarse ante la Secretaría del Trabajo. Y habrá un padrón público de las empresas de subcontratación.

Si hubiera problemas laborales, la empresa sí deberá responder como patrón solidario.

Por reparto de utilidades, que era la manzana de la discordia, se va a pagar al trabajador con 90 días laborales, no con 30 días, como querían los empresarios. Antes no se pagaba nada, al ser del 10% de utilidades de la empresa.

Al final, fue una iniciativa negociada, lo cual la enriqueció.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 06 de abril de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password