Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Octavo Buen Fin, más ventas, más ofertas, más quejas

La octava edición del Buen Fin comenzó a tambor batiente. Todo hace indicar que romperá el récord de ventas de otros años. Según la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco), que organiza el Buen Fin, este año se podría generar una derrama económica de 97 mil millones de pesos, aumentando en 5% el monto respecto del año pasado.

Sin embargo, en redes sociales han surgido quejas sobre aquellos comercios donde no están los descuentos esperados, que reetiquetaron algunos precios o que, finalmente, no dieron las rebajas que parecían ofertar, al utilizar publicidad engañosa. Esto no es nuevo, sucede cada año, sólo que ahora se dio a conocer más por la influencia de las redes sociales, que dicho sea de paso, son un importante vehículo para denunciar, pero, en otros casos, también para equivocarse.

INCUMPLIMIENTO DE OFERTAS

Vayamos a las cifras de Profeco, la autoridad que cuida los intereses del consumidor, y cuyas cifras nos indican una tendencia del comportamiento del consumidor.

Había 67 casos de incumplimiento de ofertas.

También, 63 casos que no respetaron los precios.

Y 44 casos de publicidad engañosa.

Estos datos son hasta el domingo. Y el incumplimiento de ofertas fue la mayor queja. Ya veremos el balance final del Buen Fin el día de mañana, martes.

Walmart acaparó la mayoría de las quejas, con 72. El segundo lugar fue de Sam’s Club con 35 quejas (también de Walmart). El tercer lugar de quejas lo tuvo Soriana, con 18 quejas. Liverpool, el cuarto lugar de quejas, con 18. Y El Palacio de Hierro, con 12 quejas.

CONSUMIDOR QUE COMPARA Y EXIGE

Todo hace indicar que este año se lleva un patrón parecido al de años anteriores. Pero con una diferencia: el comportamiento del consumidor.

El consumidor, en esta octava edición, ya espera el Buen Fin como una época de rebajas y ofertas, y como tal, se prepara: va al establecimiento, revisa los precios y planea sus compras.

Esta situación ya la había advertido la Concanaco, pero ahora la Procuraduría Federal del Consumidor la puede atestiguar, al ver que hay varios consumidores que van a Profeco no sólo a quejarse, sino también a conciliar con el proveedor, es decir, el consumidor y la autoridad ya están superando la simple queja, y mejor pasan a lo que les interesa: obtener el bien o servicio con el descuento acordado. Profeco tuvo casi el 100% de conciliaciones con éxito en donde ha actuado.

Claro que en este Buen Fin hubo quejas y señalamientos de comercios que no respetaron las ofertas, los descuentos ofrecidos o que reetiquetaron. Todo hace indicar que esta octava edición del Buen Fin obtuvo mejores resultados que las anteriores. Y es que el consumidor ya se adaptó, pero también ya aprendió: compara y aprovecha.

Suele ir antes a las tiendas y compara, o por lo menos en los descuentos sí exige lo que el comercio ha prometido. El Buen Fin es una iniciativa que se adoptó para simular el Black Friday de Estados Unidos, el fin de semana con grandes descuentos donde los inventarios de verano-primavera se venden a precios muy bajos y se promociona la temporada otoño-invierno.

ELECTRÓNICOS SIGUEN SIENDO LOS REYES

En México, el Buen Fin llegó para quedarse. La Concanaco lo organiza y cada año hay más comercios, restaurantes, hoteles y aerolíneas participantes.

Y más allá de que algunas tiendas departamentales realicen sus ofertas previas (poco solidarias), el Buen Fin está tomando fuerza en el comportamiento de los consumidores. El gobierno lo apoya (ahí está el sorteo que hace el SAT de devolución de lo consumido para quienes paguen con tarjetas). Este año han vuelto a ser los electrónicos los reyes: pantallas, smartphones y computadoras. Después los electrodomésticos, que van desde lavadoras hasta refrigeradores, y se están colando los vuelos comerciales.

Y sí encontramos un cambio interesante, y es en el consumidor mexicano, que está aprendiendo a comparar y exigir durante los tres-cuatro días que dura el Buen Fin. Así lo hemos visto en las quejas, pero, sobre todo, en las conciliaciones de Profeco, pero también en la dinámica de las redes sociales, donde vemos consumidores muy activos, con quejas totalmente atendibles y otras… no tanto.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 19 de noviembre de 2018, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password