Cinque Terre

Enoé Uranga

[email protected]

“No soy homofónico”

Lo dice muy serio el diputado Rolando Hervert Lara -panista de San Luis Potosí (SLP)- en medio de un despliegue de retorcidas expresiones discriminatorias dirigidas a LGBTTTI e hija(o)s de familias no heterosexuales.

¿El motivo? la postura del diputado contra la inclusión social perdido en una votación en el Pleno del Congreso Local ¡Ganó la laicidad de Estado y la Constitución! Y Rolando decide no guardarse su ignorancia; al contrario “nos la receta” -en el clásico de clásicos- como verdad dogmática, muy a pesar de que sus afirmaciones sean antípodas a los Derechos Humanos (DDHH) y a los mandatos constitucionales con los que todo legislador está obligado.

Rolando Hervert Lara
@RHervertLara / Diputado SLP

Afirma que no es “homofónico” pero yo me permito tener dudas al respecto, pues en su diatriba de odio contra LAS familiaS -tal y como las reconoce la realidad, la Constitución, la SCJN y el marco internacional- se aprecia que el entendimiento de la homofonía -dada la mezcla de términos y revoltura de conceptos sin sentido que hace- no es lo suyo… pero no lo sé.

Tampoco sé de dónde sacan – ese diputado y gran parte de quienes promueven la lesbomisoginia, la homofobia (como se ha denominado socialmente al odio antigay) y otras discriminaciones- que al inventar la artificial excusa de decir que ellos no son lo que son y esgrimir como prueba (esa nunca falta) que tienen algún amigo gay (imaginario, masoquista, con serios problemas de aceptación –o auto rechazo- o con un gran espíritu de sacrificio e inclusión), se les concede una suerte de permiso para discriminar, para promover el odio contra sus distintos y en contraposición con la ley.

En su caso, el diputado Hervert Lara tiene un trabajo, una primerísima obligación que juró cumplir y hacer cumplir: defender la Constitución y las leyes de que ella emanen. Y es de la Constitución que emana la ley que concreta el reconocimiento al matrimonio de parejas del mismo sexo en su estado ¿O al PAN también le vale el Estado de Derecho?

Mientras él y el fundamentalismo de ese estado (y del resto del país) digieren que la Constitución ganó en SLP y con ella, un paso en favor de los DDHH, la inclusión y la democracia (gracias a la lucha del movimiento LGBTTTI como en Hidalgo dos días antes y como en buena parte del país), habrá que pensar en demandar un presupuesto etiquetado para dar educación, información de calidad, apropiación de los DDHH, democracia y ciudadanía que revierta siglos de desinformación, estigma y discriminación. Invertir en la lucha contra fundamentalismo que vive en el Estado (desde el gobierno federal hasta los gobiernos municipales) debe ser una prioridad.

Debatir sobre “homofonía” puede esperar.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password