Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Niegan suspensión a Banxico, Cofece e IFT

La ministra Yasmín Esquivel decidió darles palo a los órganos autónomos que se fueron a controversia constitucional contra el Presupuesto 2020 de López Obrador. La ministra Esquivel, que por cierto es esposa de José María Riobóo, el arquitecto que ayudó a la 4T a crear la alternativa del aeropuerto de Santa Lucía, decidió negarles la suspensión de amparo al Banco de México, IFT y a la Cofece.

AUTONOMÍA, SIN PRESTACIONES

El alegato del Banco de México, el Instituto Federal de Telecomunicaciones y la Comisión Federal de Competencia es claro: los salarios de sus principales directivos son sin prestaciones, por eso no se pueden comparar con el salario del presidente López Obrador, quien gana 108 mil pesos mensuales.

Es cierto que en los órganos autónomos se llega a ganar 140 mil pesos mensuales, pero de ellos depende buena parte de la credibilidad y confianza para que actúen los mercados. Vaya, nadie duda hoy en día de la autonomía del Banco de México para decidir su política de tasa de interés. O del Instituto Federal de Telecomunicaciones para sus determinaciones regulatorias. O de la Cofece para imponer sanciones y evitar prácticas monopólicas.

Y claro que estos órganos se enfrentan a regulados donde se gana muchísimo más. En primer lugar, un salario decoroso es un incentivo fuerte para impedir cualquier tipo de captura del regulador.

Y también es cierto que los directivos del banco central, el IFT o la Cofece, carecen de prestaciones elevadas.

INEGI SE SALVA

El único órgano autónomo que se salvó fue el Inegi, que por segundo año consecutivo mantendrá su suspensión por salarios.

¿Son muchos los funcionarios que defienden los órganos autónomos? En el IFT son 25, desde su presidente, comisionados hasta autoridad investigadora. Algo similar sucede en Cofece y Banxico.

Los órganos autónomos necesitan funcionarios que tengan salarios decorosos, no del nivel de sus regulados, pero sí que funcionen como incentivo para quedarse en la función pública, pues entre menos salarios y diez años de no poder trabajar en tu especialidad, los incentivos van siendo cada vez más pobres.

T-MEC: CONFIANZA; AHORA POLÍTICA INDUSTRIAL

La Secretaría de Economía y la Cancillería se congratularon de la aprobación del T-MEC en el Senado de Estados Unidos. Ahora sólo falta la firma del presidente Donald Trump, y que Canadá avance en su propio proceso legislativo. Estados Unidos era el principal escollo, con lo cual casi es un hecho el T-MEC, y con ello que varias inversiones se decidan por México.

La secretaria de Economía, Graciela Márquez, y la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, tendrán mucho por decir: deberán implementar cadenas de valor internas, contenidos nacionales importantes, meterse a los temas de productividad de pequeñas y medianas empresas. Nos tocará aprovechar el T-MEC, con todo y la difícil negociación que tuvo la industria automotriz y el monitoreo ambiental y laboral. Pero es un hecho: México ya tiene la certidumbre de tener acceso al mercado más grande del mundo.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 17 de enero de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password