Cinque Terre

Alejandra Escobar Atempa

[email protected]

Editora de etcétera

Ni “pío” dice AMLO sobre lujos de su hijo mayor que sí critica al resto de la sociedad

Ni “pío” dijo esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre los lujos con los que vive su hijo mayor José Ramón López Beltrán y que sí ha cuestionado constantemente al resto de la sociedad, desde llamarles “fifís”, aspiracionistas, embestir contra la clase media, criticar a quienes buscan becas para estudiar en el extranjero y presumir un falso discurso de austeridad.

Acostumbrado a arremeter cada día contra críticos o ciudadanos que no coinciden con sus políticas, López Obrador decidió guardar silencio la mañana de este viernes sobre el reportaje “Así vive en Houston el hijo mayor de AMLO” que la noche del jueves publicaron Latinus y Mexicanos Contra la Corrupción. Lo que sí hizo fue atacar, una vez más, al consejero del INE, Lorenzo Córdova, por acudir ayer a la plenaria del Partido Acción Nacional, así como a los dirigentes partidistas de la oposición.

El presidente acusó a Córdova Vianello de ser imparcial y a los dirigentes de la oposición de ser corruptos, cínicos y hasta racistas.

“Lo peor es darse baños de pureza, creerse gente de bien, sentirse superior. Por lo general son racistas, clasistas; entonces todo esto que estamos viviendo son momentos estelares en nuestro país. Nos tocaron vivir tiempos interesantes. Es importante que podamos ir respetando el derecho a disentir y posicionándonos. Que no nos dé pena, que no nos dé vergüenza. Así pensamos, somos libres. Lo que estaba muy mal era la simulación”, señaló.

Lo cierto es que la simulación proviene de la falsa austeridad que pregona y los recursos populistas que han logrado seducir a millones de mexicanos: la falsedad de dormir en catre y en realidad vivir en un palacio, la mentira de sobrevivir con 200 pesos, la falsedad de sólo transportarse en el Jetta cuando tiene a su servicio lujosas camionetas, el engaño del fin de la corrupción frente a la realidad de las “aportaciones” voluntarias de fajos de billetes.

Hoy el presidente calló. Calló sobre la lujosa casa en la que actualmente vive su hijo mayor José Ramón López Beltrán valuada en 371 mil dólares, equivalente a 7.6 millones de pesos, y la casona que habitó entre 2019 y 2020, de 447 metros cuadrados, perteneciente a Keith Schilling, un directivo de Baker Hughes, compañía petrolera que tiene contratos por más de 151 millones de dólares con Pemex, y que actualmente vende compresores y turbinas para la refinería de Dos Bocas. Sí, relaciones que también critica un día sí y al otro también y por las que varios de los funcionarios de las administraciones pasadas están presos o tienen abiertas investigaciones en su contra.

El presidente pregona, lo que ni su gobierno ni sus hijos pueden acatar.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password