Alberto Gonze

[email protected]

Ni entera ni doblada

© FIL/ EVA BECERRA

Más allá de las connotaciones de machismo y de poder con las que el albur mexicano se sostiene, las palabras de Paco Ignacio Taibo II, al decir “… pero si algo conquistamos este último julio es el derecho a llamar a las cosas por su nombre”. ¿Conquistamos? Habría que recordarle al señor que él nunca apareció como candidato a nada en la contienda electoral, que su próximo cargo como titular del Fondo de Cultura Económica es, como para rizar el rizo, una designación directa y sin consulta, y ese cargo, según la Ley, sólo puede ser ocupado por ciudadanos mexicanos; Taibo nació en España y su familia emigró a México años después.

Pero regresando al tema de “la puntada” que soltó cuando periodistas le preguntaron sobre cómo iba el proceso de su designación, es importante señalar que no se trata de un asunto de puritanismo, al menos yo no me espanto por las palabras y con la figura poco poética de penetración con dolor que implica el “se las metimos doblada”, sino por quién es él o, mejor dicho, por el cargo que supuestamente va a recibir. Una persona al frente de una institución cultural, no puede, no debe permitirse este tipo de libertades, por muy liberal o desparpajado que sea, pues además de insultar a quienes no están de acuerdo con su nombramiento, demuestra que estos tienen razón, les está dando más armas a sus “enemigos” para oponerse a su nombramiento.

Por otro lado, una figura pública como Taibo II, no puede, no debe olvidar que la sociedad mexicana ha cambiado, y gracias a las Redes Sociales, movimientos que pelean contra el sexismo, el machismo y la discriminación hacia las mujeres y el colectivo LGBTTTI están con las antenas puestas para brincar en contra de quien lance discursos que de manera directa o no, hagan una apología de todo lo que implique insultar y menospreciar. ¿Es un albur como el que lanzó Taibo una forma de machismo? Sí, aunque lo peor es y seguirá siendo que lo hace una figura pública.

Por supuesto, no han faltado quienes defienden a Taibo II, que lo justifican a pesar de que muchas de esas personas, mujeres incluidas, se han caracterizado por darle batalla a todo tipo de discriminación. ¡Lo que hace la conveniencia! Tal parece que el próximo sexenio que está por empezar nos va a regalar muchos casos como éste, de gente que va a caer en grandes contradicciones ideológicas, que incluso guardará silencio ante injusticias e insultos proferidos por sus ídolos.

Importante recalcar que no es un puritanismo a modo, ni que me haya espantado por lo que dijo Taibo II, quizás en otra circunstancia, hasta gracia me habría causado. Pero no ahora, no porque esa no es la manera en que debe responder y conducirse quien será un funcionario público. Y porque como sociedad, se supone que debemos madurar, que no persista el prejuicio y la idea absurda de que quien penetra con un pene es superior, de que quien es penetrado, hombre o mujer, es un ser inferior, sin valor, sin “hombría”. Y por mucho que se las den de machos, nadie la puede meter doblada. Invente mejores conceptos a la hora de imaginarse ganadores.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password