Cinque Terre

Armando Reyes Vigueras

[email protected]

Periodista

La narrativa presidencial

Uno de los logros –de los pocos que puede presumir, para su desgracia– de nuestro actual Presidente, es conseguir que la narrativa que a diario difunde desde Palacio Nacional se convirtiera en el eje de la conversación pública. Que se le crea o no es otro asunto, pero de que es el tema en la agenda de medios no queda duda, aunque el problema es que el objetivo que se busca con esto está lejos de ser alcanzado y eso sí calienta.

Pocos logros

El proceso está bien establecido. El presidente –desde el púlpito mañanero– fija el tema, los medios afines, y los que no lo son, reproducen sus palabras para que la legión de aliados y adversarios la discutan en espacios de opinión y redes sociales. Esto se reproduce diariamente y no es ninguna novedad para quienes han seguido la dinámica presidencial luego de la elección de 2018.

Lo que sí hay que resaltar es lo que se ha logrado con dicha estrategia, la cual muestra que a pesar de mantener un control en los medios de comunicación, gracias al manejo discrecional de la publicidad oficial, el surgimiento de medios afines –como el periódico el Soberano-, la colocación de plumas aliadas en distintos espacios –Gibrán, Mendieta, Ackerman y compañía–, el manejo que se hace en redes para acallar la crítica –acompañada de despidos y presiones a voces incómodas–, hay datos que indican que si bien la palabra presidencial se ha convertido en un espectáculo mediático, los efectos en la opinión pública no han sido lo positivo que el actual grupo en el poder ha querido.

Y es que al revisar las encuestas de popularidad del mandatario, se aprecia que la aprobación ha bajado luego de asuntos como el “culiacanazo”, las acusaciones de desabasto de medicinas y el trato que se le dio a la caravana encabezada por Javier Sicilia y Julián Le Barón.

La intención del voto a favor de Morena ha descendido, perdiendo millones de sufragios de cara a las elecciones intermedias de 2021, por lo que ahora es más importante para dicho partido ceder a las peticiones de los potenciales aliados –PVEM, PES, el partido de Elba Esther–, si quieren conservar la mayoría legislativa, con el agravante de que los conflictos internos en el instituto político Luján contra Polevnsky y los que se sumen– quitarán simpatías en un electorado que aprendió a castigar el mal desempeño en las urnas del partido en el poder.

Manuel Velasquez/Getty Images

Adicionalmente, como en todo gobierno, el desgaste del ejercicio público comienza a cobrar factura. Lo sucedido en la frontera sur con los migrantes centroamericanos y los videos que circularon en redes –más el silencio de personajes que antes hubieran demandado renuncias, ¿verdad padre Solalinde–, hacen que los negativos del lopezobradorismo aumenten, pese al intento de control de daños.

Además, muchos medios que han sufrido los embates de la 4T –negativa a publicidad oficial y amenazas–, han resistido y continúan con su labor crítica, en tanto que los espacios que –al menos en teoría– deberían apoyar al mandatario, no consiguen contar con una audiencia amplia para convertirse en la opción informativa de la mayoría, como es el caso de Carmen Aristegui, Radio Centro y su proyecto televisivo, entre otros.

De igual manera, las encuestas que miden semanalmente la aprobación presidencial indican un descenso en las opiniones positivas, como es el caso de la evaluación promedio semanal que realiza Consulta Mitofsky, la cual indica que en 2019 el acuerdo con las acciones del presidente estaba en 66.4 puntos –su índice más alto en la semana 19 de ese año–, en tanto que en la cuarta semana de 2020 dicho indicador bajó a 56.6, prácticamente 10 puntos menos.

A lo anterior se debe sumar la decepción que se empieza a manifestar en redes sociales y artículos de opinión por lo hecho hasta ahora por la 4T. En un video que se puede ver en YouTube, Mauricio José Schwartz –quien se define como de izquierda y reconoce haber participado en apoyo a Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador en su primer campaña presidencial–, se pregunta si estamos ante una cuarta transformación o el intento de crear un tercer imperio, a la vez que cuestiona por qué la gente de izquierda calla ante un gobierno que ha demostrado ser igual a los anteriores. (Puede ver el video en https://youtu.be/AUpyHO7cvaQ)

Y si lo anterior es un simple botón de muestra, se me dirá, hay que escuchar los comentarios que en la calle empiezan a circular, de personas como usted o como quien esto escribe, muchas alejadas de la política partidista, pero que empiezan a mostrar incredulidad a las palabras –y ocurrencias– del Presidente.

En resumen, pese a los esfuerzos y estrategias del lopezobradorismo para generar un clima de opinión favorable, los saldos demuestran que han quedado a deber.

Es probable que estemos a la puerta del inicio del fin de un movimiento que prometió demasiado y no ha logrado estar a la altura, pues es muy diferente ser borracho que cantinero y esa terca realidad que vivimos, finalmente, se logrará imponer pese a la narrativa presidencial.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password