Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

Narcoterroristas

La Casa Blanca designó terroristas a los cárteles mexicanos: un golpe de política real a las gracejadas en seguridad interior de abrazos y no balazos, liberar a un capo con pedido de extradición… Y de política exterior, más dedicada a bloquear elecciones en Bolivia que a cabildear en Washington.

Poco sirve que el presidente estadounidense considere “un buen hombre” a su homólogo mexicano, pero que no aceptó su ofrecimiento de venir a “limpiar” el país, después de la masacre del 4 de noviembre a la familia LeBarón.

Trump había adelantado su decisión sobre los carteles mexicanos al “Breitbart News”, desde el 12 de marzo, pero aquí no lo leyeron: andaban en el arranque de la borrachera de poder y desmantelando el CISEN como Inteligencia contra el crimen y dejándolo contra críticos y adversarios.

Es resultado del fácil asidero de continuar en campaña electoral, sin gobernar mucho más allá de desmontar los organismos autónomos: no midieron la gravedad de liberar al hijo del Chapo y ni de la masacre a los LeBarón.

Tan estudiosos de Fidel Castro que aparentan ser, deberían saber que, ante una posibilidad parecida, en 1989, fusiló a su gran general de las guerras africanas, acusado de narcotráfico, porque Bush acababa de invadir Panamá para capturar al dictador Noriega, requerido por el delito de narcotráfico.

Aquí, la 4T cometió un error estratégico con sus mensajes de amor y paz a los carteles, y la secretaria de Gobernación hablando de una posible tregua y anunciando que “estamos dialogando, ahorita, con muchos grupos, y nos han manifestado que ya no quieren seguir en la violencia”.

Es de saber que ninguna negociación con el narcotráfico salió bien. Se demostró en Colombia, durante la década de los ochenta, cuando el gobierno pactó con Pablo Escobar, y el resultado fue el baño de sangre más grande de América Latina, con el surgimiento del narcoterrorismo.

Y que un breviario de primaria sobre conocimiento político de Estados Unidos indica que con el vecino no aplican esas inocentadas políticas, aún cuando esté gobernado por un político ignorante, con un nivel intelectual bajo y un completo amateur en asuntos de gobierno.

En relación con los carteles, a la 4T le faltó trabajo de Inteligencia y previsión de lo que podía ocurrir si no los combatía, ni entender que el tema de la seguridad es binacional, tanto que, ahora mismo, pusieron en riesgo la soberanía, con la decisión de Washington sobre los carteles mexicanos.

Aunque tampoco juguemos con las palabras, eh: en el entorno del grupo que gobierna México han estado presentes los discursos cercanos al tema de acercamientos a grupos delictivos para pacificar el país, con análisis de propuestas de reducción de penas y hasta una amnistía.

Hoy tienen problemas serios.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password