Cinque Terre

José Buendía Hegewisch

¿Narcopolítica o confrontación partidista?

El peor de los mundos en el combate al narco es permitirse orientar políticamente las acciones de seguridad.


El caso de la diputada local del PAN, acusada desde hace siete meses por vínculos con El Chapo, Lucero Sánchez, pone sobre la mesa una de las trampas que más debilita a la lucha antidroga. Incluso más que el peligro de cooptación de candidatos o de la penetración del crimen en las elecciones, el asunto deja ver la descoordinación institucional y el conflicto entre niveles de gobierno. Peor aún, la posibilidad, como demuestran sucesos parecidos, de que la criminalidad y violencia en torno a esta “guerra” sea parte de la confrontación política.


El peor de los mundos en el combate al narco es permitirse orientar políticamente las acciones de seguridad. La advertencia no es nueva, pero cobra fuerza al observase el peligro de su uso en escándalos de la narcopolítica o el manejo de la política pública contra el crimen. Desde junio de 2011, el expresidente colombianoErnesto Samper alertaba: “Que me perdonen los políticos mexicanos, pero lo primero es construir una política de Estado. No se puede politizar la lucha contra las drogas”.


La dirigencia del PAN se deslindó de su diputada y ofreció una investigación de su presunta relación con El Chapo, medio año después de que se conociera de su visita a la prisión de El Altiplano junto al abogado del líder del Cártel del Pacífico con documentación falsa. La entrevista fue en abril, antes de las elecciones y se reveló en junio luego de que la PGR descubriera su verdadera identidad. ¿Por qué se reunió con él dos veces sin ser investigada?¿Por qué el PAN no actuó de inmediato? ¿Dónde andaba la PGR? ¿Por qué nadie investigaría nada hasta saberse que la legisladora acompañó a El Chapo en Año Nuevo? ¿Qué significado tiene el reclamo del PAN por la filtración de información? ¿Por qué hasta ahora pide a la PGR su desafuero?


El expresidente Calderón solicitó a su partido explicar las razones de la postulación de la diputada, pero lo más grave no es la falta de controles de todos los partidos para evitar candidatos ligados a crimen, sino el conflicto político que subyace a la violencia.


La descoordinación, intencionada o no, o falta de colaboración en la investigación entre el partido y gobierno, no se reducen a este caso. Al calor de este escándalo, el PAN también cesó al jefe de su bancada en Sinaloa, quien como delegado de Sagarpa incluyó a familiares de El Chapo en Procampo. Hay que recordar las denuncias contra la pareja Abarca en Iguala por nexos con cárteles locales, sin que el PRD y el gobierno federal tomaran cartas en el asunto hasta Ayotzinapa. Antes, la senadora perredista Iris Vianey Mendoza había sido acusada de ligas con losCaballeros Templarios y por haber organizado una reunión en el Senado con representantes del grupo criminal, sin consecuencia alguna. Y, ahora, el Consejo estatal del PRD en Morelos ha querido relacionar al senador Demédicis con el asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, también atribuido al narco.


Un reciente estudio del CIDE, Federalismo, drogas y violencia, de Sandra Ley yGuillermo Trejo, explora precisamente el manejo político de la seguridad y el impacto del confrontación de la elección de 2006 en la decisión del presidente panista Felipe Calderón de “abandonar estratégicamente” la colaboración con administraciones del PRD. O como apunta Eduardo Guerrero sobre la interpretación de la mayor violencia en municipios perredistas, la reticencia o la desconfianza de las autoridades del PRD a colaborar con Calderón.


En cualquier caso, la premisa de cualquier política contra el crimen organizado y la droga es el cierre de filas del Estado, partidos y sociedad y la corresponsabilidad con el Estado de derecho. Porque lo que está en juego es, precisamente, eso, la vigencia de la ley, no un triunfo electoral o el descontón del adversario.



Este artículo fue publicado en Excélsior el 28 de Enero de 2016, agradecemos a José Buendía Hegewisch su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password