Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Multimillonarios, con el espacio; antes pensaban en fundaciones

Son innovadores. No hay duda. Jeff Bezos es el hombre más rico del planeta por haber apostado al comercio electrónico con Amazon. Elon Musk, con su genialidad tecnológica de Tesla, aunque metió a miles a perder con Bitcoin. Richard Branson, siendo el multimillonario inglés fundador del mítico sello Virgen Records y poseedor de centenas de empresas. Estos empresarios, los más ricos del planeta, pelean por conquistar el espacio, entre el ego de ser los primeros y la posibilidad de crear la nueva línea de negocios de viajes espaciales.

GATES, BUFFET Y SLIM, FUNDACIONES

Pero no traen ninguna iniciativa para ayudar a crear una sociedad más equitativa.

Otros multimillonarios trajeron iniciativas filantrópicas. Warren Buffet (Berkshire Hathaway), junto con Bill Gates (Microsoft), en el 2010 llamaron a otros multimillonarios a donar la mitad de sus fortunas en campañas filantrópicas. Crearon la campaña The Giving Pledge (La promesa de dar).

Buffet acaba de salirse del consejo de la Fundación Gates (hay quien dice que el divorcio de Bill y Melinda Gates fue la causa). La Fundación Gates ha invertido 50 mil millones de dólares en programas de salud y educación. Se ha dedicado a investigar medicinas contra covid-19. Y trae programas contra el cambio climático.

Para muchos, las fundaciones son una forma de eludir el pago de impuestos. Desde luego, hay parte de razón, pero no les resta méritos y objetivos.

Incluso, aquí en México, Carlos Slim impulsó su fundación, con la cual se pudo traer la vacuna de AstraZeneca para producirla en el país.

AL INFINITO Y MÁS ALLÁ

Ahora, en cambio, los multimillonarios están en su carrera espacial, rememorando la Guerra Fría entre la URSS y Estados Unidos. Jeff Bezos (Amazon) fundó Blue Origin, para el transporte aeroespacial, pero también Kuiper para el posicionamiento de satélites. Elon Musk (Tesla) es el más avanzado con su Space X, fabricante de innovadores lanzadores, y tiene a Starlink, para dar internet desde los satélites. Branson tiene su Virgin Galactic, para transporte espacial.

Todos los vuelos han sido suborbitales, donde no hay gravedad, pero sin salir completamente al espacio.

PIES EN LA TIERRA O LO QUE QUIERAN

En México, la discusión es interesante. El subgobernador del Banco de México, Gerardo Esquivel, escribió: “La pandemia acentuó la desigualdad en muchos niveles. Ojalá que los multimillonarios pusieran más los pies en la tierra y menos en el espacio”.

El exsubgobernador del Banxico, Everardo Elizondo, pensó lo contrario: “En mi opinión, los señores Bezos, Gates, Musk y similares, merecen todos los millones que han ganado y pueden hacer con ello lo que les plazca, dentro de la ley. Venden servicios y productos que satisfacen al consumidor. Sus críticos deberían hacer lo propio”.

En lo personal, y sin dejar de admirar el enorme atractivo de la nueva carrera espacial, al ver cómo se las gastan los multimillonarios del planeta, entiendo por qué economistas como Piketty hablan de redistribuir la riqueza con impuestos globales progresivos o impuestos a las herencias de multimillonarios.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 23 de julio de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password