Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Moody’s a México: no endeudarse también es riesgoso

La agencia calificadora Moody’s organizó su documento, y conferencia, sobre las preguntas frecuentes que se han tenido sobre la economía mexicana, y vaya que sus conclusiones fueron bastante sugerentes y… seguramente no cayeron bien en Palacio Nacional, sobre todo porque enmienda la plana en un baluarte de la política económica lopezobradorista: no endeudarse, aunque lo necesites.

Para el presidente López Obrador, México no se va a endeudar, aunque todos los países del mundo lo estén haciendo.

El mandatario tiene sus razones: no quiere una crisis deudora y tiene el temor de repetir la historia de la década perdida de los años ochenta, de la crisis deudora o del error de diciembre, que agarró a México debiendo en dólares hasta la playera. “Los que se endeudaban eran los neoliberales”, ha repetido.

MOODY’S DIFIERE DE AMLO

Moody’s opina lo contrario al Presidente. La analista soberana Ariane Ortiz-Bollin explica que la falta de un endeudamiento también restringe el gasto público. Vivimos una crisis sanitaria y de confinamiento económico, y la política económica de México ha sido muy limitada para responder a la falta de liquidez y de ingresos de empresas y hogares. No ha contrarrestado la crisis porque carece de recursos y no se quiere endeudar.

Y la crisis, de seguir como va, arrojará una economía más pequeña, pero con el mismo nivel de endeudamiento.

Paradójicamente, la relación Deuda/PIB ya es mayor. Y seguirá aumentando.

Con crisis económica será más difícil hacer frente a los compromisos financieros. Y sí: la política de no endeudarse del presidente López Obrador, curiosamente, puede dañar la calidad crediticia de la deuda soberana por no reactivar la economía.

México, a diferencia de casi todos los países en el resto del mundo, ha decidido no emplear un gasto contracíclico, con lo cual la economía mexicana se hará cada vez más pequeña. Y los compromisos financieros seguirán con el mismo nivel.

DISCIPLINA FISCAL Y, ADEMÁS, SOSTENER A PEMEX

Además, la analista de energía de Moody’s, Nymia Almeida, considera que Pemex le sigue saliendo muy caro al gobierno mexicano. La Secretaría de Hacienda, a cargo de Arturo Herrera, puede estar subestimando las necesidades financieras de Pemex. Hacienda tendrá este año un dolor de cabeza para mantener la disciplina fiscal, pero, a la vez, tratar de seguir apoyando el barril sin fondo que resulta de Pemex.

Para Moody’s, el costo de Pemex para México es de 14 mil millones de dólares, es decir, un 1.4% del PIB.

De tal manera que, sin crecer, sin tomar deuda moderada para gasto contracíclico y manteniendo los costos financieros de Pemex, México verá crecer su deuda en otros 15 puntos porcentuales para el año 2023.

Al momento, Moody’s mantiene a México con la calificación BAA1, es decir, dos grados por encima del grado de inversión. Este año tiene que dar su confirmación o no de esa calificación. El problema es que ve varios nubarrones… por no querer tomar deuda cuando la necesitas.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 13 de enero de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password