Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

México no condena al asesino Daniel Ortega

Inquieta el aviso del presidente: ayer, cuando se negó a condenar en la OEA crímenes, arrestos y secuestro del órgano electoral por el dictador de Nicaragua; anunció que va por el INE y militarizará aún más la seguridad interior… como hace el dictador de Nicaragua.

México se rehusó a condenar “inequívocamente” al tirano Daniel Ortega por el arresto, acoso y restricciones arbitrarias a los precandidatos presidenciales, y a exigir la inmediata liberación de todos los presos políticos.

A la vez, el presidente reveló que hará “una limpia en el Instituto Nacional Electoral” (el cual recién garantizó, el seis de junio pasado, unos comicios impolutos) y que integrará la Guardia Nacional al Ejército, que es algo que ya hizo Ortega.

El aviso de eliminar al INE tal como está hoy, ocurre cuando el INE acaba de realizar el proceso electoral más grande de nuestra historia, durante en el cual coincidieron perfectamente los datos del Conteo Rápido, el PREP y los Cómputos Distritales. Un exitazo.

O sea, el presidente quiere quitarse encima del INE porque el INE no se acomoda al régimen político que pretende, el cual, a juzgar por sus votaciones en la OEA, es muy parecido a los de Nicaragua y Venezuela.

Por ejemplo, al igual que se negó a condenar ayer a Ortega, se negó antes a votar contra Maduro en una resolución que lo condenó por usurpar las funciones de la Comisión Nacional Electoral, y organizar después unas elecciones sin candidatos opositores ni transparencia.

También es coincidente con Maduro la idea del presidente mexicano de militarizar la Guardia Nacional. En Venezuela, esta fuerza es usada básicamente con fines de control de la oposición y para disparar y masacrar manifestaciones contra el gobierno.

Lo indiscutible es que las votaciones de México en favor (o de no condenar) de las dictaduras de Ortega y Maduro lo que demuestran en los hechos es que está defendiendo a dos asesinos, por mucho que esas votaciones se escuden en la “no intervención”.

Porque es mentira que este gobierno no interviene en asuntos de otros países. Intervino cuando el presidente hizo campaña en Washington en favor de Trump, pues en su visita no se reunió con el otro candidato.

El presidente mexicano apareció enseguida en el spot oficial de campaña de Trump (estrenado en la Convención Republicana donde éste fue nombrado candidato) y que mostró como uno de sus grandes logros que el mexicano fuera a visitarlo.

También respaldó al instante el robo de las elecciones por parte del dictador de Bolivia Evo Morales, quien iba abajo en el conteo cuando el sistema de cómputos se cayó. Al reactivarse el conteo… ya había ganado.

Claro que interviene. Pero a favor de los sátrapas.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password