Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

Meade y el reloj de tres millones

La facultad que se arroga AMLO para expresar sin miramientos su desprecio hacia los demás, le jugó una mala pasada cuando mintió acerca de que José Antonio Meade promueve la Cruzada Contra el Hambre con un reloj que cuesta tres millones de pesos.


El titular de la Secretaría de Desarrollo Social usa, desde que era Canciller, un reloj negro de plástico, marcaCasio, de 300 pesos, que da la hora de manera paralela: por manecillas y sistema digital.


Pero al hablar de relojes a AMLO lo alcanzó el pasado: vestía traje Hugo Boss y usaba reloj Tiffany (modelo Mark, de platino, automático, con fechador y correa de piel de lagarto) el 8 de agosto de 2003, mientras entregaba microcréditos a gente pobre, siendo Jefe de Gobierno.


Con miles de dólares encima, mostró su desprecio hacia los demás al afirmar: “Lo decía Juárez, la justa medianía, no sueldos altísimos, no coches de lujo, no viajes al extranjero, esas fantocherías que nada más sirven para utilizar el dinero de todos en beneficio de unos cuantos”.


Muy cercano al “pueblo”, pero el 19 de diciembre de 2011 dijo ante cuatro mil usuarios del Metro que “muchos no saben que el Metro cuesta dos pesos”, cuando en realidad costaba tres pesos. Ese día viajaba en camioneta de modelo reciente y llevaba chamarra Scappino.


El santón del populismo siempre miente. “Me cuida el pueblo”, decía en su campaña presidencial para 2012, pero el 9 de enero de 2009 la PGR descubrió en Sinaloa que era protegido por guardias de la PBI pertrechados con armas de fuego de uso exclusivo del Ejército.


El 26 de octubre de ese año, mientras denunciaba frente al Senado que “la oligarquía se enriqueció en los últimos 20 años traficando influencias al amparo del poder”, su hijo calzaba tenis marca Louis Vuitton, diseñados por Kanye West con talón acolchado y hechos a mano con piel de becerro.


En esa campaña criticó al priista Enrique Peña por ser “el candidato de Televisa” y pagarle millones a la televisora, pero él mismo, cuando fue Jefe del GDF (2000-05) gastó el doble de dinero en promover su imagen en medios, que lo gastado por Peña cuando fue Gobernador del Estado de México (2005-11).


Según datos de la propia Secretaría de Finanzas del GDF, la administración de AMLO dedicó mil 209 millones de pesos en comunicación social; mientras que Peña usó 646.6 millones de pesos, de acuerdo con Fundar.


Y el 24 de mayo de 2012 sus colaboradores Luis Mandoki, Adolfo Hellmund y Luis Costa Bonino pidieron en una cena seis millones de dólares para él.


¿Así que AMLO quiere hablar de lujos y millones?


Pues su pasado siempre lo va a alcanzar.



Este artículo fue publicado en La Razón el 03 de Noviembre de 2015, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password