Cinque Terre

Julián Andrade

Escritor y periodista.

Los traficantes de armas y los poros de la aduana

La demanda del Estado mexicano, ya que participan tanto la Secretaría de Relaciones Exteriores como el Senado, interpuesta en contra de los fabricantes de armas en Estados Unidos, es una ruta peculiar pero interesante para tratar de reducir el tráfico ilegal a nuestro país.

Desde hace años México ha insistido en la necesidad de un mayor control sobre la disposición de armas de venta al público en EE. UU. Con William Clinton se lograron restricciones importantes en lo que se refiere a rifles de asalto y maquinarias aún más poderosas, pero esto fue revertido posteriormente.

Fotografía: AFP

El centro del alegato, por ello, es que estás armas causan un daño que supera el 5 por ciento del PIB. Se sostiene que los fabricantes han sido negligentes en la venta de sus productos y que tienen una idea de quiénes son los compradores y cuál puede ser su utilización.

Un ángulo que se documenta es la utilización de fusiles tipo Barret, los llamados “mata policías”, en muchas de las trifulcas contra los elementos de seguridad que protagonizan las bandas delictivas.

Las autoridades mexicanas sostienen que cada año ingresan 500 mil armas y que son utilizadas contra la población. Tan solo en 2019 esto significó la perpetración de 19 mil homicidios dolosos.

El monto de compensación se tendrá que estimar en el propio juicio, pero de prosperar tienen que ser muy elevado.

Las empresas demandadas son: Smith & Wesson Brands, Inc.; Barrett Firearms Manufacturing, Inc.; Beretta U.S.A. Corp.; Beretta Holding S.P.A.; Century International Arms, Inc.; Colt’s Manufacturing Company Llc; Glock, Inc.; Glock Ges.M.B.H.; Sturm, Ruger & Co., Inc.; Witmer Public Safety Group, Inc., y D/B/A Interstate Arms.

Será una batalla larga y complicada la que se tendrá que dar en las cortes. Por lo pronto, una de las líneas de defensa de los fabricantes será que México no hace su trabajo en las aduanas y no les falta razón.

Hay que tener en cuenta que la entrada ilegal de armamento es hormiga, es decir, son traficantes individuales los que introducen la mercancía y luego la entregan a sus compradores.

Por eso no vemos grandes aseguramientos de armamento. Las aduanas mexicanas son tan porosas que los grupos criminales no han tenido la necesidad de implementar operativos muy elaborados para abastecerse.

Si uno regresa a México por alguno de los puentes fronterizos del norte, lo hará, muy probablemente, sin sufrir revisión alguna. Por eso es relativamente sencillo el introducir un arma ilegal al país.

Sin duda ahí hay mucho trabajo que hacer e implica enfrentarse a intereses muy poderosos, aunque los que trafican armas estén lejos de ser los más influyentes. Insisto, el tema tiene que ver más bien con el contrabando técnico y con las evasiones para no pagar los impuestos por la importación de diversos productos y es ahí donde también se cuelan las armas.

El tema de los homicidios dolosos es complicado y tiene diversas aristas. Me detengo en la más evidente y es que los altos índices delictivos no solo tienen que ver con el armamento que utilizan los bandidos, sino la impunidad con la que actúan. Aquí también es urgente esforzarse más del lado mexicano.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password