Cinque Terre

Javier Solórzano

Los primeros resultados

Los primeros resultados de la contienda electoral nos mandan mensajes importantes que se irán desgranando en las próximas horas y días, aunque se pueden ir haciendo al menos tres apuntes.

Uno de los máximos ganadores de los comicios que vivimos ayer, que no hay que dejar de ver que fueron los más grandes y complejos de la historia, son los ciudadanos. La entusiasta participación no sólo en la organización sino en la votación parece ser un comportamiento que cada vez se arraiga más.

En su mensaje de anoche, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, dio cuenta de que entre el 51.7 y 52.5 por ciento del padrón electoral acudió a emitir su voto en todo el país. Para nada pueden considerarse porcentajes menores si tomamos en cuenta, por ejemplo, que aunque avancen los semáforos verdes seguimos en medio de una pandemia.

A los mexicanos sí les interesó participar, sí les interesa la democracia y parecen tener noción de que la salud de esta radica en la participación.

Los mexicanos no perdieron el miedo de contagiarse y por eso se circunscribieron a las medidas sanitarias establecidas para la jornada electoral. No hubo mayor registro de quejas por el tema del cubrebocas la sana distancia ni el uso de gel antibacterial.

También hay que tomar en cuenta que acudieron a hacer fila, a pesar de las crispaciones políticas y el ambiente enrarecido en varias regiones y ampliamente presente en la discusión pública, por la violencia de la que fueron víctima decenas de candidatos, algunos de ellos, víctimas mortales.

Los ciudadanos, independientemente de las afinidades personales, salieron a ejercer el derecho y la obligación que tienen de elegir, con la fuerza del crayón en la papeleta, directamente a quien los gobernará.

Así que de cierta manera se podría decir que, sí, como dijo el Presidente, lo que vivimos millones de mexicanos ayer fue una fiesta cívica.

En este ejercicio democrático, la participación del INE desempeñó un papel crucial y dio un buen seguimiento puntual al proceso.

Desde las 8 de la mañana, pudimos ver al presidente consejero, Lorenzo Córdova, dando cuenta de datos y pronunciamientos mesurados. Desde las instalaciones del INE se mantuvo informada a la población, por ejemplo, sobre el número de casillas —que fueron 30, muy pocas realmente—que no se pudieron instalar durante todo el día y fue puntual en la entrega de resultados a las 11 de la noche.

El árbitro tuvo una actuación destacable, pues, como el que se esperaría en todo proceso democrático.

En términos de resultados hay datos interesantes de cómo se conformará la Cámara de Diputados y más o menos se avizora cómo podrían presentarse diversos escenarios.

Morena, por ejemplo, retiene la mayoría de curules con entre 190 y 203, número que crecería hasta 265 o 298 con el apoyo de sus aliados del PT y del Verde. Con ellos, alcanzaría mayoría absoluta, pero no calificada.

De esta manera se avizora que, al menos en los próximos tres años, Morena tendría que reforzar su trabajo de cabildeo entre las diferentes fuerzas para sacar adelante los proyectos de la Cuarta Transformación.

Pero, además, un punto importante será ver qué rumbos toman las alianzas, tanto de la mayoría que encabeza Morena, como de la oposición.

También hay que anotar algunos puntos un tanto deficitarios, como el retraso en los cómputos estatales.

RESQUICIOS

Como dijimos si algo han demostrado los mexicanos es que les gusta la democracia y, sobre todo, su libertad para ejercerla. 2018 pasó a la historia de México porque el que más perdió fue el abstencionismo.

El 2021 repetirá porque, en medio de una crisis sanitaria, se ejerció la libertad para ejercer la democracia.


Este artículo fue publicado en La Razón el 07 de junio. Agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password