Cinque Terre

Armando Reyes Vigueras

[email protected]

Periodista

Las lecciones del New York Times

Circula una obra que habla de la Reinvención de The New York Times, medio estadounidense que ha logrado sortear distintos obstáculos para seguir siendo un referente en cuanto a periodismo. De la autoría de Ismael Nafría, el libro nos ofrece una panorámica amplia de cómo el medio se ha mantenido a la vanguardia, evadiendo problemas como el desafío que Internet y las redes sociales representan, y la reducción de publicidad del sector privado.

Exitosa adaptación

El subtítulo de la obra no puede ser más elocuente y resumir de mejor manera lo que ha hecho el rotativo neoyorquino para mantenerse en un primer plano en el ámbito informativo: “cómo la ‘dama gris’ del periodismo se está adaptando (con éxito) a la era móvil”.

Pero también identifica cuál ha sido uno de los principales problemas que muchos medios de comunicación, tanto impresos –especialmente éstos– como electrónicos han tenido que enfrentar: la llegada de dispositivos móviles y su impacto en la manera en que las personas se informan.

En otras colaboraciones hemos abordado el tema de la crisis por la que atraviesan tanto el periodismo como muchos medios informativos, citando que uno de los factores que explica la situación difícil por la que atraviesan es el cambio en los hábitos de las audiencias y la competencia que representan las redes sociales, las cuales tienen su principal pantalla en los teléfonos celulares.

El subtítulo que citamos en el primer párrafo de esta sección menciona una palabra que se ha convertido en el principal reto en este problema, la adaptación a un mundo en el que la información puede circular de manera instantánea y el surgimiento de nuevos jugadores –no siempre periodistas– en esta competencia.

Nafría lo explica en su obra, al mencionar 10 claves para entender de qué manera The New York Times se ha mantenido –con altibajos, por cierto– en el juego y se vislumbra como un medio aún con porvenir.

1. Decidida apuesta por el periodismo de calidad y por ofrecer a los usuarios un producto imprescindible.

2. El modelo de negocio está cambiando: los usuarios aportan más que los anunciantes.

3. El foco, en los usuarios, especialmente los más fieles.

4. Misión y propuesta de valor muy bien definidas.

5. Equipos adaptados a la era digital y móvil.

6. El futuro (y el presente) está en los móviles.

7. Un periodismo cada vez más visual.

8. El camino de la transformación digital es largo y complejo.

9. Repensar el diario impreso.

10. Trabajo colaborativo entre todos los departamentos.

Pero no se trata de un proceso sencillo, pues en el libro se refiere que se trata de una reinvención que ha tomado dos décadas y un esfuerzo humano monumental.

“Los enormes retos que plantea la revolución digital aplican, de un modo u otro, a cualquier medio de comunicación, con independencia de su tamaño, su historia, su ubicación, su mercado o su especialización temática. El modo de producir, publicar y consumir noticias e información está cambiando para todos por igual, por lo que la necesidad de transformación y adaptación al entorno digital y móvil es algo común a todos”.

Hay varios puntos claves que se desprenden de la lectura del libro. El primero –como hemos señalado en anteriores colaboraciones– es el de la adaptación al nuevo entorno digital, algo que ha sido traumático para muchos medios o que ha significado la tumba para otros al no poder hacerlo.

Otro, igual de importante, tiene que ver con la diversificación en las fuentes de financiamiento, pues la publicidad tanto gubernamental como de la iniciativa privada se ha reducido en los últimos años, mostrando una tendencia que será difícil revertir, por lo que apelar a los lectores se ha convertido en la opción de muchos medios.

Finalmente está el tema del periodismo de calidad, algo que se ha convertido en el anzuelo para captar nuevas audiencias y retener a las existentes, aspecto que sobresale en una era en la que las fake news compiten con el resto de la información en cualquier formato.

Se trata de lecciones que bien pueden importarse a nuestras latitudes y ser ensayadas por nuestros medios, que bien harían en lugar de seguir esperando una publicidad oficial que difícilmente llegará, en especial de un gobierno federal alérgico a la crítica.

“Si algo define con claridad la propuesta de The New York Times es su decidida apuesta por el periodismo de calidad y por intentar ofrecer un producto informativo y de servicio que resulte imprescindible en la vida de sus usuarios”.

Se trata de una serie de lecciones que deberían, al menos, ser leídas por directivos de nuestros medios, no pasa nada por intentar otras medidas y dejar de repetir recetas que han demostrado su ineficacia.

Si desea leer la versión digital del libro visite www.ismaelnafria.com/nytimes

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password