Cinque Terre

Alejandra Escobar Atempa

[email protected]

Editora de etcétera

Las gacetillas de Javier Corral en Imagen son violatorias de la ley

La contratación de gacetillas no solo contraviene el discurso y el marco ético que el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado proclamó desde el primer día que asumió el cargo, también transgrede las leyes constitucionales y electorales.

 

Sin embargo, el gobierno de Chihuahua ha difundido en Grupo Imagen, tanto en radio (Imagen Radio) como impreso (Excélsior), decenas de gacetillas desde que comenzó el año que no son más que propaganda disfrazada de noticia.

 

 

De las promesas a los hechos

 

El 4 de octubre de 2016, cuando rindió protesta ante el Congreso estatal, secretarios de Estado, así como diputados y senadores federales, Corral Jurado enarboló la bandera de la transparencia, pues prometió, al menos en el discurso, racionalizar y transparentar el gasto publicitario. Es más, dijo que acabaría con el dispendio del dinero público en los medios, además de no contratar convenios de publicidad que no sean en función de las necesidades del gobierno.

 

“Un tema con el que estoy profundamente comprometido es la garantía del derecho a la información y a la libertad de expresión; en nuestro gobierno se trasparentará como nunca la relación gobierno-medios de comunicación (…)

 

“Acabaremos con el dispendio del dinero público a los medios, vamos a racionalizar y transparentar el gasto publicitario. No habrá convenios de publicidad, sino que en función de las necesidades del gobierno y de los chihuahuenses, se contratarán los espacios que se requieran; jamás vamos a subordinar a ese gasto la línea editorial de algún medio, para comprar el halago, la complicidad o el encubrimiento (…)

 

Asimismo aseguró que los contratos, según la disponibilidad de recursos, serán destinados a la comunicación social y no “para el culto a la personalidad del gobernador o la promoción personal de algún funcionario público”. También habló de una propuesta de ley para regular la asignación de recursos públicos a los medios de comunicación, y los criterios de su ejercicio. A casi siete meses de gobierno esto sigue en la congeladora.

 

Incluso, la promesa de austeridad y transparencia se encuentra entre los 15 principios éticos que estipuló y colocó en cada una de las oficinas de gobierno. ¿Dónde? En el sitio en que normalmente se encuentra la fotografía del gobernador en turno.

 

 

Violación a la ley

 

En lo que va del año, de acuerdo con una revisión hecha por la mesa de redacción de etcétera, el gobierno de Corral ha difundido al menos 23 gacetillas en las páginas de Excélsior y un similar número en Imagen Radio. La Constitución Política, así como la ley electoral prohíbe la publicidad personalizada en cualquier modalidad.

 

 

El párrafo 8 del artículo 134 de la Constitución establece claramente que ningún poder público, órgano autónomo, dependencias, de los tres órdenes de gobierno, pueden contratar propaganda que implique la promoción personalizada por lo que la administración de Javier Corral está vulnerando la ley.

 

“La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”.

 

De igual forma, el artículo 6º constitucional, en su inciso B en materia de radiodifusión y telecomunicaciones, inciso IV, también prohíbe la transmisión de publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa.

 

“Se prohíbe la transmisión de publicidad o propaganda presentada como información periodística o noticiosa; se establecerán las condiciones que deben regir los contenidos y la contratación de los servicios para su transmisión al público, incluidas aquellas relativas a la responsabilidad de los concesionarios respecto de la información transmitida por cuenta de terceros, sin afectar la libertad de expresión y de difusión”.

 

Y uno más, una excepción. El artículo 242 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales decreta, con base en lo dispuesto en el párrafo 8 del artículo 134 de la Constitución, que sólo una vez al año se puede difundir en los medios de comunicación el informe anual de labores o gestión de los servidores, pues no será considerado como propaganda. Insisto, sólo una vez al año.

 

“Para los efectos de lo dispuesto por el párrafo octavo del artículo 134 de la Constitución, el informe anual de labores o gestión de los servidores públicos, así como los mensajes que para darlos a conocer se difundan en los medios de comunicación social, no serán considerados como propaganda, siempre que la difusión se limite a una vez al año en estaciones y canales con cobertura regional correspondiente al ámbito geográfico de responsabilidad del servidor público y no exceda de los siete días anteriores y cinco posteriores a la fecha en que se rinda el informe. En ningún caso la difusión de tales informes podrá tener fines electorales, ni realizarse dentro del periodo de campaña electoral”.

 

Un poco de memoria

 

El tema, no es ajeno a Javier Corral, tan solo en septiembre de 2012, junto a sus compañeros de bancada en el Senado, presentó una iniciativa para expedir una ley federal en materia de regulación de publicidad gubernamental: la Ley Federal de Comunicación Gubernamental.

 

El proyecto, que también quedó en la congeladora, buscaba obligar a los tres órdenes de gobierno y partidos, transparentar la contratación de publicidad en medios impresos, electrónicos, Internet, cines y vía pública.

 

En enero de 2014, en una entrevista concedida a Jenaro Villamil para Proceso, Corral irónicamente criticó a los partidos y gobernadores que incurren en la “simulación” al destinar presupuesto público para promocionarse en los medios de comunicación. De hecho, hace énfasis en la violación al artículo 134 constitucional y se muestra totalmente a favor de la “prohibición absoluta” de la propaganda gubernamental en los medios.

 

“No hay razón jurídica, ética o social para que un gobierno destine recursos para anunciarse. Es deber de todos los funcionarios cumplir su trabajo sin pagar para que se hable bien de ellos”, dijo entonces.

 

 

Un año más tarde, el 6 de enero de 2015, la regulación parecía ser aún tema de interés para el gobernador de Chihuahua. En un artículo publicado en El Universal sostuvo: “No tiene la más mínima intención de transparentar a fondo los recursos que otorga el gobierno a los medios de comunicación; aquella iniciativa de reglamentar la propaganda gubernamental ha quedado en una vil treta política en busca de legitimidad”. Esto al criticar un mensaje que el presidente Enrique Peña Nieto difundió a nivel nacional con motivo del año nuevo.

 

 

¿Transparencia?

 

En el discurso y código, Javier Corral habla y sostiene que su gobierno es o será transparente. Sin embargo, al consultar la sección de Transparencia del portal oficial las dependencias y demás oficinas gubernamentales apenas muestran sus organigramas, a pesar de que tienen la leyenda: “Información pública de oficio; establecido en las 29 fracciones del Art. 20 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Esta información se actualiza cada 3 meses conforme lo establece el Art. 28 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública”.

 

Ni el Despacho de Gobierno, la Coordinación de Comunicación Social o alguna de las secretarías cuenta con el desglose de su información financiera o presupuestal, por lo que no es posible conocer cuánto es el gasto que la administración destina a la propaganda gubernamental.

 

 

Las gacetillas en Excélsior

 

“Corral recorre el parque Aventura”, “Corral entrega escrituras en Chihuahua”, “Corral preside Consejo de Seguridad” o “Chihuahua entrega plan de desarrollo”, son algunas de los titulares de las gacetillas.

 

Todas tienen un común denominador, apenas llegan a los tres párrafos, de cuando mucho dos líneas cada uno sino es que una sola frase, y son publicadas bajo la firma de Carlos Coria Rivas.

 

En radio, es el mismo reportero el que da la información al aire. El contenido es más extenso pero llama la atención que las gacetillas se difunden por lo general en el mismo horario: 10:00, 14:50 y 19:30 horas.

 

 

A lo largo de su carrera, Javier Corral ha denunciado, exigido, cuestionado la falta de transparencia gubernamental. Ahora, no solo su gobierno no es transparente, además falta a la ley y a su propia ética al promocionarse y no precisar qué recursos destina para ello y si esto, como dice, representa una necesidad de su gobierno.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password