Cinque Terre

Leo García

[email protected]

Diseño y coaching de estrategias para manejo de redes sociales. Experiencia en análisis de tendencias en línea.

La red y la libertad

En este espacio durante los pasados meses se han expuesto, aunque sea de manera rápida y resumida, la forma y el tipo de dinámicas que se dan en el entorno social digital actual; la forma en que el modelo de las redes sociales incentiva la creación de esferas de interacción y cámaras de resonancia; los métodos de manipulación por sesgos cognitivos; la forma en que se construyen las narrativas que conocemos como posverdad; los métodos de amplificación artificial. Además, los grandes protagonistas de esta época, no, no son los (ro)bots, son los troles y las campañas de influencia adversa que llevan a dinámicas de polarización. Y ahí es donde está, por ahora, el mayor riesgo que urge aprender cómo lidiar con el.

Sobre esto, en el reporte “Libertad en la red 2019” (Freedom on the net 20191) presentado por el grupo de observadores independientes Freedom House en el capítulo México hacen algunos apuntes interesantes que merecen ser comentados.

¿Hay libertad en el internet de México? Esta pregunta se responde en una valoración a partir de tres apartados principales.

Obstáculos de acceso

Este punto considera las diferencias tan contrastantes que hay en la posibilidad de acceso, la calidad de conexión y velocidad de servicio, entre las zonas urbanas y regiones rurales apartadas. El reporte valora como un avance considerable la reforma en telecomunicaciones del 2014 y, aunque el problema de la diferencia de acceso y conectividad persiste no es por causa o responsabilidad atribuible al gobierno, por lo que incluso se considera favorable la propuesta del programa “Internet para todos” del actual régimen.

Aunque también menciona que al inicio de este régimen se desconectaron los puntos de acceso que ya operaban del programa “México Conectado”. En este mismo apartado se hace notar como un factor negativo que se mantenga, en los hechos, el predominio de empresas como América Móvil y Televisa.

También es de resaltar que el gobierno hasta ahora no ha tenido, ni tiene, atribuciones legales o técnicas para regular el tráfico, acceso, o contenido.

Violación de los derechos de los usuarios

En el lapso considerado en el reporte se presentaron algunos de los avances de la investigación acerca del uso de Pegasus contra periodistas, activistas y abogados, lo que evidencia que en México no hay un marco legal adecuado para una plena protección de los derechos de los usuarios en el entorno digital. Esto a pesar de que el derecho a la privacidad está en la constitución mexicana.

Y es todavía más grave a la luz que, al menos en el discurso, NSO Group sostiene hasta la fecha la postura que su herramienta de vigilancia solo es vendida a gobiernos, lo que entonces significaría que el primero en haber violado el derecho de los usuarios fue quien debería haberlo garantizado.

Contenido

Este punto resulta de especial interés para este espacio. El reporte presentado por Freedom House reconoce que a la fecha, este noviembre de 2019, no se puede atribuir al presente régimen ni a gobiernos anteriores el ejercicio de control o censura de contenido en internet. No hay, ni ha habido, bloqueo de acceso a sitios de internet, servicios en línea, aplicaciones, proveedores de conexión, ni filtro alguno de contenido. Acaso los pocos reportes de remoción de contenido se han presentado como violaciones de propiedad intelectual.

Sin embargo. Lo que expone es el riesgo ya conocido, la violencia contra los periodistas y medios. Además, en su vertiente en línea, el ejercicio de la censura coercitiva, de la que también se ha escrito en este espacio.

Es un fenómeno ya de trascendencia internacional que México es uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo, pero además poco se ha hablado del alcance que tiene este riesgo para los medios alternativos independientes que tienen que encontrar fuentes de soporte económico para funcionar.

En el apartado de las redes sociales se evalúa la incesante dinámica que ha invadido el ecosistema digital mexicano llevándolo todo a la escala política, en tono cada vez más intolerante, polarizante y radical. Las distintas tribus digitales confrontadas sin tregua desde los dos principales polos de la simpatía política e ideológica.

Pero si hay un factor diferenciador. La amenaza constante en la que se ha convertido uno de los extremos de la escala ideológica que a partir de su intolerancia desata linchamientos digitales contra la prensa, volviéndose un riesgo real para la libertad de expresión.

O bien, la manipulación deliberada de las reglas y términos de uso que ofrece cada plataforma, a partir de lo que se pueden coordinar reportes masivos de forma que se restrinjan, o definitivamente suspendan, cuentas de periodistas y medios según el contenido que presentan.

Así pues, una vez más se llama la atención acerca del ejercicio de censura que resulta, en los hechos, la cada vez mayor intolerancia al disenso.

No puede dejar de llamar la atención considerar que quienes dicen defender la libertad de expresión lo hagan en la incongruencia de lapidar las voces que no concuerdan en su misma postura ideológica o de simpatía. Aquellos mismos que una vez exigieron el respeto y la libertad de expresarse, porque padecieron la intolerancia de los gobiernos anteriores.

El reporte es extenso, de muy recomendable lectura. Es una referencia necesaria para entender la situación en que estaba el país en los pasados años durante los gobiernos anteriores, cómo llegamos a esta etapa y el norte que dé guía para saber cómo se moverá el entorno en los años venideros.

Tal vez en este punto lo que no se puede pedir es que cambie la forma en que el régimen, sus simpatizantes, y los medios que les son afines, asumen las ideas que les resultan adversas por la razón que sea, sino más bien aprender nuevas formas de lidiar con un entorno digital cada vez más enralecido y seguirlo reclamando como un medio donde debe haber espacio para todos.

Sería catastrófico el momento que en México se pierda a internet como medio libre. Ya hay ejemplos en el mundo de qué pasa cuando se llega a ese punto.

Hagamos red, sigamos conectados.


1 https://www.freedomonthenet.org/country/mexico/freedom-on-the-net/2019

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password