Cinque Terre

Julián Andrade

Escritor y periodista.

La preocupación y la evidencia

El rector de la UNAM, Enrique Graue está preocupado y no es para menos. Si en algo hay un consenso amplio, en círculos informados, es que la gestión de la pandemia en México ha sido un desastre y que no hará sino profundizarse.

¿Qué hacer ante ello? Proponer, auxiliar y ayudar. No es sencillo, porque Hugo López Gatell suele descalificar a cualquiera que ponga en duda cómo se han hecho las cosas.

El rector, quien suele ser mesurado y cuidadoso, señaló que el sistema de Salud está rebasado por las serie de contingencias que provocó el Covid-19.  Esto es evidente y se puede apreciar en el número de fallecimientos, en las penurias de quienes buscan un lugar en un hospital o en quienes requiere conseguir oxígeno. Las estampas, terribles, están a la vuelta de la esquina.

Ante esta situación propuso hacer un alto en el camino para vislumbrar el camino correcto en el corto y en el largo plazo, corrigiendo lo que no está funcionando.

Para ello, es que se presentó el estudio  “Reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de COVID-19 y sugerencias para enfrentar los próximos años.”

Cuartoscuro

Por lo pronto, López Gatell fue más cuidadoso que con los ex secretarios de Salud que han advertido sobre lo que ha venido ocurriendo y que en todo momento han sido descalificados.

Es un avance que el responsable de la estrategia contra el Covid-19  no se cierre de tajo a la discusión y que por lo menos salude la reflexión y señale que la tomará en cuenta.

Quizá sea que hasta para el subsecretario de Salud el panorama es bastante sombrío. También podría ocurrir que los descalifique cuando tenga línea al respecto. No sería ni la primera ni la última vez que esto ocurre.

Tampoco es que en el estudio se proponga mucho, o que no se haya dicho con anterioridad,  pero ya se sabe que en México, por estos días, todo suele complicarse. Por ejemplo, apelan al uso del cubrebocas, un tema de consenso planetario, con la excepción, por supuesto de López Gatell.

Cuando esto pase, que algún día lo hará, uno de los ángulos más interesantes será el intentar dilucidar porqué se actuó contra la evidencia y a sabiendas de que ello podría tener un altos costo.

Pensaron que la crisis no duraría mucho y dejaron que la economía se desplomara y ahora ya no existe mucho margen para enmendar ese despropósito, porque la necesidad del aislamiento provocará daños todavía mayores.

Insistieron en la cobertura hospitalaria como medida para evaluar la pandemia y ahora todos sus referentes se desbordaron, llegando a los escenarios catastróficos que siempre vieron poco probables.

Se han negado a convocar a la Consejo de Salubridad General, desde donde habrían podido articular esfuerzos y contar con la colaboración de profesionales, como son los representantes de las academias de Medicina y Cirugía, así como el propio rector de la UNAM.

Las vacunas, todo indica, serán el próximo desastre, porque no las hay y ello es un  problema en todos los países, con el agravante de que aquí no quedó nunca claro qué fue lo que se hizo para evitar lo que ha venido sucediendo en las últimas semanas.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password